Archivos de la categoría Personal

Talento

Iba a hacer un post donde dijese todas las virtudes que, para un servidor, tiene mi amigo David, pero he pensado que el ya sabe lo que opino de él. Además, con estas lí­neas vosotros ya os habréis hecho una idea de que está en mi pequeño podio de amigos.

Así­ que he pensado (y van dos veces, mañana agujetas) publicar aquí­ el que, objetivamente, es uno de los mejores cortos de Panda de Tolos que, además, es de reciente publicación. Si me lees desde algún lector de feeds, no seas perro y entra al blog directamente, que si no te lo perderás.

En fin, con todos vosotros «La vuelta a uno mismo en 80 segundos«.

Esto, amigos, es tener talento.

Cambio de aires…

Mañana termina mi periplo como repartidor de ADN en la calle. Y no es de forma voluntaria, no. La cosa es que la empresa para la que yo trabajo (Tradipress, perteneciente al grupo Logista) ha perdido la concesión que ADN hace para encargarse del reparto de su periódico, es decir, que no seguimos porque algo hay en Tradipress que a ADN no le gusta.

Es posible que los costes sean el motivo, pero yo no lo creo. A mí­ me da la sensación de que es por temas administrativos y de imagen. Y lo creo porque ya sé que empresa se hará cargo del reparto a partir del lunes que viene. Esta empresa será la que actualmente lleva el periódico Qué!.

Pese a que el periódico no me gusta, debido a sus tintes sensacionalistas, la empresa que lo lleva, externa al periódico, si. Y lo digo así­ porque no he escuchado nunca una queja de los promotores. Siempre han tenido el uniforme desde principios de cada campaña, les han repuesto el material al dí­a siguiente de su rotura, etc.

Por su parte, Tradipress no ha conseguido hacer eso con nosotros. El año pasado, por ejemplo, no tuve uniforme de verano. Trabajé con mis camisetas ya que la única respuesta que recibí­a por parte de la oficina era que llegarí­an la semana siguiente. Bueno, también me decí­a que, si querí­a, podí­a seguir presentándome en mi puesto con el abrigo de plástico amarillo que me dieron al principio de la campaña. Imaginaos la estampa:

Pantalones cortos y abrigo de plástico a 30 grados en verano.

Como comprenderéis no lo hice, a costa, eso si, de 3 camisetas que fueron lanzadas a la quema por sus manchas de tinta.

Pues bueno, así­ hasta mañana, que terminaré mi relación laboral con ellos. Y no os creáis que no me da pena. No por ellos (que a ellos que los den por el ojete 10 osos pardos), sino por la gente que he conocido allí­.

Me dejo a los promotores de Qué! y 20 Minutos. Sobre todo a la promotora del Qué!, ya que es quien aguanta mis chorradas de buena mañana. Absurdas desde las 6 de la mañana, sin duda.

También dejo a mis «habituales», mis parroquianos de la prensa. Pepe, Don José, Carmina, Manolo, etc. Gente que me animaba los dí­as flojos y que, incluso, se ofrecí­an a bajarme sopitas cuando estaba malo (esa era Carmina, que me veí­a mala cara). Y a Kai, la perra de Don José. Desde el primer dí­a se sentaba a mi lado 10 minutos haciéndome compañí­a. Esos minutos los pasaba sentado en el carro jugando con ella. Esas son las pequeñas cosas que me ayudaban a levantarme a las 5:30 todos los dí­as.

Pero bueno, hay que pasar página. Afortunado que es uno, disfruto de una beca de la Universidad para trabajar en la Biblioteca del Campus de Alcorcón desde hace un mes, con lo que no me quedo en la calle.

Mañana será el último dí­a que me levante a las 5:30 por obligación. Igual sigo madrugando para salir con la bicicleta antes de ir a la Biblioteca, pero no será hasta las 7 a.m., eso está garantizado y sellado ante Notario.

Se acabó el aguantar los malos modales del personal, la falta de educación, la lluvia en Invierno, el frio y el calor, la nieve y el viento. Se acabó.

Así­ que nada, a cambiar de aires se ha dicho.

Arte al beber de bota y porrón

Como ya he dicho en alguna ocasión, pertenezco a una peña taurina (aunque no me gustan los toros) en Aranda.

El caso es que este fin de semana celebramos el 35 aniversario de la susodicha peña y, como no podí­a ser de otra manera, unos cuantos valientes que se encuentran entre sus filas (a los que hay que agradecer su trabajo) han organizado el Segundo concurso «El Arte de beber de bota y porrón«.

Pinchad en la imagen para ver en que consiste y sus magní­ficos premios

La mecánica es sencilla, como podéis comprobar. Habrá, además, acompañamiento musical por parte de la txaranga de la peña, así­ como Gigantes y Cabezudos y regalos para los asistentes. Así­ que os emplazo a todos los que queráis pasar un muy buen rato a que os acerquéis por la Villa de Aranda de Duero este fin de semana. Además, por la noche tendremos un par de conciertos para que bailemos todos y bebamos hasta el amanecer.

Es un motivo más que os doy para que hagáis un poco de turismo por la Ribera del Duero, ya que tiene muchí­simas cosas que ver como, por ejemplo, la ciudad romana de Clunia, en Peñalba de Castro, el desfiladero de La Yecla y, por supuesto, sus bodegas. En más de una podréis concertar lo que ahora se denomina Enoturismo. Muy recomendable para los que gustáis de beber buenos vinos de la zona. Y, por supuesto, el mejor ambiente que podáis imaginar.

¡Quien lo prueba, vuelve!

Se avecina una tormenta…

¡Ah, los universitarios! ¡Si es que no dais ni golpe! ¡Qué envidia tengo de la vida que os pegáis!


¿Cuántas veces habréis escuchado esto? Si, de acuerdo, podemos sustituir “universitario”, por “estudiante”, pero el resultado serí­a exactamente el mismo.

Como ya sabréis, la hoja de ruta indica que el Plan Bolonia será una realidad a partir del curso que viene, con todo lo que ello conlleva. No hablaré de si creo que es adecuado seguir o no Bolonia, ya que eso no es lo que yo juzgo aquí­. Mi problema viene a raí­z de que los principales perjudicados somos los actuales estudiantes de Licenciatura.

Verbigracia, en mi Universidad, la URJC, a los que somos los últimos estudiantes del “antiguo” plan, nos están lloviendo los problemas. Si a mí­, por ejemplo, me queda una asignatura de primero cuando esté en tercero, no tendré clases a las que asistir, aún matriculándome en esa asignatura. A mi disposición tendré unas tutorí­as que, como ya podréis imaginar, no resolveran los problemas que pueda tener, pero sigamos. La forma de acallar a estos estudiantes (nosotros) en este caso serí­a una rebaja del 25 % de su precio (si no me falla la memoria). Es decir, que me rebajan un 25% del total, al que ya se han implementado las tasas de recargo por ser un “reincidente” de esa materia, con lo que pago lo mismo que el primer año pero sin la posiblididad de tener un examen.

Por otra parte, los exámenes de septiembre desaparecen. Es posible que ya haya ocurrido eso en algunas Universidades españolas y, por lo que veo, la experiencia no es del todo satisfactoria. Este modelo pretende copiar el modelo anglosajón, en el que los “septiembres” de aquí­ pasan a Julio (o finales de Junio).

Por los datos que he podido consultar, en este santo paí­s que es España, seguimos haciendo las cosas mal. Y lo digo porque no se puede acabar los exámenes a finales de Mayo (principios de Junio) y, una semana o dos después, hacer la recuperación de esas materias y de las del primer semestre. No es, ni mucho menos, algo lógico.

Se alega desde los altos despachos que aplicando este modelo la productividad y la eficiencia de los alumnos aumenta.

Una medida similar se aprobó en 2004 para los estudiantes de Bachillerato y ESO. Hoy por hoy, han vuelto ha tener exámenes en septiembre, con lo que se demuestra que la medida no fue efectiva. Pero estamos en el paí­s de repetir los mismo errores, así­ que juzgadlo por vosotros mismos.

¿En qué lugar nos deja esto a los futuros licenciados?

En Bolonia, los estudiantes de Grado finalizarán su carrera en 4 años, mientras que nosotros, los de Licenciatura, en 5. Las asignaturas serán las mismas (con otro nombre, para que no parezca que no hay modificaciones) y las prácticas que harán en clase serán más, con lo que nosotros seguimos menospreciados por nuestra propia Universidad. La única facilidad que se nos dio el año pasado fue cambiarnos de Licenciatura a Grado, pero realmente seguí­amos haciendo la carrera en 5 años.

La información por parte de la URJC en los dos temas que comento es poca o muy poca, y eso es un hecho. Nosotros, despojos de Licenciatura, estamos en desventaja, ya que se nos tratará como alumnos de Grado, con todo lo que ello conlleva, perdiendo algunos privilegios, como las clases de recuperación que mencionaba antes o los exámenes de septiembre y, por el contrario, no recibiremos ninguna contraprestación por ello.

En fin, amigos, esto es el sistema educativo que se nos plantea en la URJC.

Nota: Por cierto, esto viene a razón de haber leí­do este texto

20 dí­as

Llevo 20 dí­as si pasar por aquí­ para escribir. Es cierto que he pasado con la escoba a eliminar un poco de spam y tal, pero poco más. Los taburetes están todos encima de la barra y las sillas encima de la mesa. No he cambiado el barril de cerveza y, por supuesto, no he traí­do música nuevo. Sin embargo, ya sé que volveré en breve, ya que la época de exámenes está a punto de terminar.

Como muchos sabréis, estudio una de las dos carreras más odiadas por los españoles (periodismo). En estos 20 dí­as he tragado con asignaturas muy interesantes como Investigación de audiencias o Documentación informativa. Otras, sin embargo, me parecen estúpidas. Lo diré sin tapujos, aún a sabiendas de que el profesor de la asignatura que mencionaré (no así­ su nombre) pueda leer este post. Sinceramente pienso que Introducción al periodismo audiovisual es una de esas asignaturas inútiles que consiguen que una profesión tan bonita como es la de periodista caiga desde la posición que merece a los más bajos fondos de la sociedad.

En el temario de esta asignatura existen cosas interesantes, no digo que no. Términos que, sin duda, me serán de utilidad si consigo mi objetivo cuando me licencie. Ahor abien, lo que no tolero es que me pongan ejemplo que harí­an vomitar al propio Leo Bassi.

En uno de los temas del manual de la asignatura se habla de los magacines. Comenta el autor como se realiza un programa de este formato en la radio y, a continuación, dedica el doble de espacio a la tan sobrevalorada televisión.

En ese espacio, el programa que analiza es «El programa de AR«. De acuerdo, pase que es uno de los programas de éxito y tal, pero lo que no comprendo es la necesidad de dedicarle 6 páginas a la sección que hace Nacho Abad en dicho programa. No comprendo que, a la hora de poner ejemplo, se reproduzcan las preguntas tan sangrantes que hacen en ese programa a las ví­ctimas de las entrevistas en esa sección. Y digo ví­ctimas porque no se pueden realizar según que preguntas a una mujer cuya hija se acaba de suicidar por culpa de un presunto caso de acoso escolar.

No, porque el hacer periodismo no nos da derecho a entrometernos en el dolor de esa familia. Si que podemos ser respetuosos y hacer delicadas preguntas, pero no regar con vinagre en las heridas.

Por otra parte, y ahora voy a personalizar en el profesor, nunca he pensado que una asignatura deba servir como programa de autobombo de un profesor.

Entiendo, y creed que es cierto que lo hago, que para tener un Doctorado y tres carreras hay que ser alguien inteigente. Creed que una persona que lo hace y que, además, es joven, merece mi respeto. Ahora, lo que no consiento es que esa persona menosprecie a algunos de sus compañeros profesores por el hecho de no utilizar métodos que, rara vez, nos han resultado útiles a los alumnos.

No entiendo como hay gente que, además, critica a los alumnos por no saber hacer cosas que ni el mismo profesor sabí­a hacer hasta la semana anterior (en este caso fue editar con un programa llamado Avid)

Si hay algo que odio es a la gente que por el hecho de tener más cantidad de tí­tulos se creen superiores al resto. Por poner un ejemplo, conozco (aunque no fí­sicamente) a un Doctor que no presume de serlo. Este Doctor (en Biologí­a, si no me falla la memoria) siempre se dirige a los demás como iguales y cuando expone o explica algo no lo hace de un modo altanero, sino de forma que lo entiendan todos. Por supuesto, no he asistido a sus clases, porque hay cientos de kilómetros que separan su Campus del mí­o, pero asistir de oyente serí­a, cuanto menos, una muestra de respeto hacia su persona (porque, efectivamente, tiene mi respeto). Es alguien que no se cree superior, como digo, por ser Doctor y que no se cierra en banda a nuevos conocimientos, aunque le vengan dados de alguien como yo. Efectivamente, Hablo del Doctor Ponzonha (no escribo su nombre real porque todos sabéis quien es).

Ese es, amigos, el tipo de profesor que creo que todos los alumnos queremos. Alguien a quien acudir en caso de dudas y que, por supuesto, no piense que por el hecho de no saber algo que ha explicado en clase somos tontos de capirote.

Además, este profesor del que hablo (no Ponzonha, sino el mio) presume de sus trabajos en TVE y en Neox (del grupo Antena 3). No he visto sus programas en el Ente público, pero en Neox era una burda copia del «Tengo una pregunta para usted» de RTVE. En este programa, sacado adelante por alumnos de Comunicación audiovisual y Periodismo, se podí­a ver cual es la integridad moral de este hombre. Alguien que lamí­a el culo de sus invitados pero que, cuando estos no estaban, eran criticados en un aula de enseñanza.

Amigos, antes de volver a bajar el cierre diré algo que llevo tiempo pensando y que, los que ya me conocéis, sabéis que me duele decir: entiendo que muchos de vosotros odiéis a los periodistas. Entiendo que creáis que son  (o somos) alimañas sin escrúpulos. Y lo he descubierto tras conocer a este infame personaje. Si, amigos, así­ es.

Avisando…

Si, ya sé que llevo 15 dí­as sin escribir nada. Soy un vago, una malí­sima persona, etc, pero… ¿Os creeis que soy alguien que tiene tiempo? Pues si, tenéis razón. Lo que pasa es que ha llegado la época de exámenes y me juego algo más que pasar de curso. Me juego conseguiruna beca del MEC el año que viene para poder seguir estudiando.

Muchos podéis decirme que vaya tonterí­a y demás. A eso solo puedo responderos una cosa: llevo tres años como universitario y mis padres no me han pagado nada. El primer año lo pude pagar yo, mientras que los dos años siguientes he tenido suerte y he conseguido becas por resultados, es decir, por aprobar todas o casi todas ( un suspenso como mucho), con lo que el aporte económico que he costado a mi familia ha sido de 0 ‚¬uros en 3 años. Me parece que es un buen motivo para estar desconectado, ¿no?

Sea como fuere, si aún hay gente que quiera leer lo que escribo, espero que el lunes tenga algo presentable que publicar por aquí­.

Gracias por seguir ahí­ mientras dejo esto relativamente inerte. Eso si, me sigo pasando por todos vuestros blogs y comentando siempre que puedo.

Ya lo dijo Quevedo…

El ego es, en palabras de la insigne Frikipedia «una sensación que pasa desde creerte el puto amo del cotarro a sentir una cierta molestia intestinal. Suele ir acompañado de ascensiones de odio hacia los que provocan la pérdida de este».

El ser creí­do, queridos amigos, o el intentar autofelarse verbalmente y de manera constante frente a un auditorio serí­a mi aportación a esa descripción.

En el mundo de la Comunicación (sobre todo televisiva) existen cientos de ejemplo que, sin duda, identificareis con lo que digo. Cada dí­a, vosotros os enfrentaréis a gente de este corte en vuestros trabajos o, sencillamente, en vuestras vidas. Gente cuyo ego ensombrecerí­a el monte Rushmore o el Kilimanjaro. Gente que os desprecia intelectualmente por el mero hecho de creerse superior a vosotros por el motivo que sea.

En mi caso es un profesor. Un profesor que cree saberlo todo y, a la hora de la verdad, no sabe nada. Cree saber locutar y no sabe vocalizar. Cree saber de montaje de video y no sabe utilizar ni el Movie Maker. Y, sin embargo, se encarga de pregonar sus tres carreras, su «amistad» con Matí­as Prats y, por supuesto, su relevancia en el panorama  audiovisual español. Su programa fue, de primeras, un mal plagio de «Tengo una pregunta para usted» pero guionizado hasta la náusea. Los alumnos sacaban adelante ese programa en una cadena de TDT que no diré y, posiblemente, eso sea lo único bueno que ha hecho por ellos. Un profesional del medio que se ha dedicado a criticar a esos invitados a los que ha lamido el culo en un más que falso directo y, desde luego, «ha bailado el agua» para que hablasen bien de él y su programa mientras que él los apuñalaba en sus clases..

Cualquier alumno que haya dado clase con él coincide conmigo en estas lí­neas. Eso, amigos, es realmente triste. Y no lo digo porque los alumnos seamos una pandilla de hijos de puta sin criterio que odiamos al profesor por el mero hecho de serlo, nada más lejos. Es de las pocas veces que el criterio colectivo está tan unificado por un mismo motivo. La incompetencia en las aulas, como bien se ha dicho en este blog y en los de mi blogroll, es algo que está a la orden del dí­a y, si esto es así­, es gracias a personajes como este que pueblan la Universidad a la que asisto.

El prestigio personal no es, en mi opinión, la mejor forma de medir a las personas. Y mucho menos lo es cuando ese prestigio te lo autoimpones tú. Quiero decir que la peor manera que hay de presentarse a una persona es intentar eclipsarle con tus conocimientos o logros personales. Lo que se debe hacer es, en primer luygar, ser una persona honesta y, desde luego, humilde. Y no veo humildad en ninguna de sus clases. Es más, no veo ni siquiera humildad en su trabajo.

La crí­tica gratuita nunca ha sido la finalidad de este blog. Por eso, no daré el nombre de este sujeto. Desde luego, puedo decir que da clase a los alumnos de segundo de Licenciatura y, el año que viene, a los de Grado de periodismo.

En fin, ya lo dijo Quevedo hace siglos:

í‰rase un hombre a una ego pegado,
érase una ego superlativa,
érase una ego sayón y escriba,
érase un peje espada muy barbado.

Era un reloj de sol mal encarado,
érase una alquitara pensativa,
érase un elefante boca arriba,
Era Ovidio Nasón más “egoado”.

í‰rase un espolón de una galera,
érase una pirámide de Egipto,
las doce Tribus del ego era.

í‰rase un ególatra infinito,
muchí­simo ego, ego tan fiera
que en la cara de Anás fuera delito.

Descubriendo lí­mites

Este iba a ser un post en el que despotricaba de la tonterí­a y la estupidez de alguna de mis compañeras de clase. Un post en el que mi odio hacia determinadas personas afloraba de forma salvaje y en el que hablaba de violencia implicita de una manera jamas imaginada con anterioridad, Finalmente he preferido publicar esta mierda de post en el que solo digo que me cago en sus putas muelas.