Archivos de la categoría Actualidad

Quequé en La Taberna

Hace un tiempo comenté que estaba preparando algo que, seguro, os gustarí­a. Pues bien, ha llegado el momento de dar explicaciones.

Como sabéis, en febrero fui a ver “Uno y Trino” de Quequé a La chocita del Loro de Gran Ví­a. Tanto me gustó que, además de recomendarla por aquí­, me decidí­ a pedirle una entrevista al mismí­simo Quequé. Afortunadamente, y como veréis a continuación, me la concedió de buen grado.

En fin, que sin más dilación os dejo con la entrevista que le hice al Maestro Quequé:

– Has dicho en muchas ocasiones que el nombre de “Quequé” viene de que tu hermana te llamaba así­ cuando era pequeña y estaba aprendiendo a hablar. ¿Te ha pedido ya los royalties correspondientes? Porque el montante debe ser astronómico…

Pues sí­, yo creo que está esperando el momento idóneo para denunciarme ante la SGAE… Momento que aprovecharé para cambiarme el nombre. Yo creo que “Ramoncí­n” me irí­a bien…

– Hace ya un mes tuve el placer de ver tu nuevo espectáculo “Uno y Trino” en Madrid y me quedé muy sorprendido de tu faceta como cantante y, sobre todo, letrista. ¿Cuándo aparece esta vena musical?

Viene de lejos, de mi lúgubre pasado como cantautor de provincias. Siempre me ha gustado mezclar humor y canción, a la manera de Javier Krahe, Wyoming o Joaquí­n Sabina -Dios me perdone por la comparación-. Mi primer espectáculo ya iba por ahí­, y este es más de lo mismo pero con canciones y textos nuevos.

– Ahora que lo mencionas, en tus apariciones por televisión (y ahora en el teatro) se nota la influencia de El Gran Wyoming. Además, en “Uno y Trino” tienes un tema que recuerda a la música de Javier Krahe. ¿Quiénes han influido al Quequé Showman?

Buf, una larga lista de nombres, que además cada dí­a crece un poco más. Por decir algunos: Faemino y Cansado, Gomaespuma, Martes y 13, Gila, Flight of the Conchords, Eugenio, Rubianes, Pepí­n Tre, Académica Palanca, Mihura, Groucho…

– Y hablando de “Uno y Trino”, ¿Cuándo se cruza en tu vida el Maestro Nalga?

A Raúl lo conocí­ en “Estas no son las noticias”, el trabajaba en la parte técnica. Fui a ver un concierto de su grupo, Fuzz -muy recomendables, por cierto-, me gustó y le propuse ser el guitarrista del nuevo show. Como tiene una averí­a parecida a la mí­a, aceptó.

– Ahora, además te lanzas junto a Dani Martinez y Dani Rovira (“y tal vez” David Broncano) a hacer una gira llamada “Te rí­es de los nervios”. La pregunta es ¿por qué?

Es verdad… Yo, que he sido muchí­simo en TV, ahora me veo abocado a compartir escenario y, lo que es peor, camerino con estos jovenzuelos que se creen que lo saben todo… La respuesta serí­a: por dinero. Bueno, no: por mucho dinero.

– Además “Te rí­es de los nervios” es una serie on-line en la que aparecen también Broncano, Rovira, Martinez y tú. Después de ver los videos uno se pregunta cuantas tomas fueron necesarias para grabar el video del Trivial y cuantos palos se llevó Dani Martinez en “¿qué tragedias?

Pues aunque parezca mentira, ambos ví­deos los grabamos del tirón. Lo cual no quita para que Dani Martí­nez se llevara una somanta de hostias que aún hoy le duelen y le dejaron consecuencias que a dí­a de hoy sufre -a causa de la paliza, le es imposible imitar a Eugenio-.

– Y ¿Cuándo se rí­e Quequé de los nervios?

Cuando Esperanza Aguirre dice: “Yo destapé el Gí¼rtel”.

– En televisión, dicen, está todo inventado. Sin embargo, se recurre a viejos formatos para revitalizar las parrillas de las cadenas. ¿En qué programa televisivo de los ’80 y 90’ te hubiese gustado participar de alguna manera?

Creo que tenemos a la tele de los 80 y los 90 un poco idealizada. í‰ramos jóvenes e inexpertos y nos colaban cualquier cosa, pero pocos programas de entonces soportarí­an un visionado actual. Yo no soy muy partidario de la nostalgia, y menos a una edad temprana, prefiero mirar adelante. Aún así­, me hubiese gustado, o mejor dicho, me gustarí­a hacer algo parecido a “Plastic”.

– Buscando información encontré que un programa británico en el que participó Rowan Atkinson se llamaba “Not the Nine O’Clock News“. ¿Lo tomásteis como ejemplo cuando hicisteis “Estas no son las noticias”?

El tí­tulo del programa -que a mí­ nunca me convenció; yo era partidario de llamarlo “Tarde y mal”- sí­ que estaba fusilado del programa de Atkinson, no así­ el contenido, que no tenia nada que ver. Para nuestra desgracia…

– Y hablando de tu participación en televisión ¿tiene Quequé algún proyecto a corto, medio o largo plazo?

Colaboraré en un programa para TVE presentado por el gran Manuel Campo Vidal, pero lo cierto es que no echo de menos la TV y tampoco me veo en ningún programa de los que hay ahora en parrilla. Estoy muy a gusto en la radio y en el teatro.

– ¿Cómo surge la posibilidad de trabajar en “Abierto hasta las 2” en RNE?

A través de Dani Martí­nez, que como imitador deja mucho que desear pero es una gran persona. Me comentó que habí­a una vacante y no lo dudé. Tení­a muchí­simas ganas de volver a la radio.

– ¿No te planteas un programa propio en radio?

Yo sí­, pero la radio no.

– ¿Nunca te han propuesto hacer algo en el campo del doblaje de cine o televisión?

Ha habido alguna propuesta de cine que no ha llegado a cuajar y en cuanto a doblaje, he hecho alguna cosa en publicidad. Sí­ es verdad que es un campo que he trabajado poco y me gustarí­a investigar. Qué pena ser tan vago.

Por último, me gustarí­a que definieses a estas personas que, tal vez, conozcas de algo en pocas palabras:

  • Héctor de Miguel:  La persona que se lleva el 100% de lo que factura Quequé.
  • Salamanca: Mi mujer. Y Madrid, mi amante.
  • Estudiantes:  El primer equipo de Madrid.
  • Televisión: Medio en el que se puede ver lo mejor de YouTube.
  • Radio: Medio en el que, afortunadamente, no se ve nada.

Pues nada más. Muchas gracias por someterte a esta pequeña tortura.

Gracias a vos y a ustedes por leerlo. Y recuerden: UNO Y TRINO, el espectáculo que cambirá sus vidas y, con suerte, la mí­a: www.unoytrino.com

Para terminar la entrevista, Quequé os deja un saludo a todos vosotros:

[mp3]http://eltabernero.es/wp-content/uploads/2010/05/SaludoTabernero.mp3[/mp3]

Espero que os haya gustado tanto como a un servidor.

Por cierto, recordad que actualmente podéis ver a Quequé de gira con su espectáculo “Uno y Trino” junto al gran Maestro Nalga (cuya trayectoria merece, desde luego, un post para el sólo) y escucharlo todos los sábados en “Abierto hasta las 2” de Radio Nacional.

Debates

Esta mañana, mientras vení­a a trabajar, he estado escuchando el debate de “En dí­as como hoy” de RNE. Personalmente creo que el programa, dirigido y presentado por Juan Ramón Lucas, es una más que recomendable alternativa a “Protagonistas” de Luis del Olmo (Punto Radio) y a “Hoy por hoy” con Carles Francino (Cadena SER) debido al tono francamente distendido, al lenguaje cercano y a las secciones que tiene, pese a no ser ninguna de ellas nada novedosas en radio.

Como decí­a, vení­a escuchando el debate cuando he escuchado una voz conocida. La voz era la de Enric Sopena. Por lo que veo en la página dedicada a él en Wikipedia, tiene en su historial el haber sido director de varios medios de comunicación. Sin embargo, la mayorí­a lo conocemos por su papel de tertuliano.

Sinceramente, no recuerdo el nombre del resto de contertulios senyados en ese debate en la mesa de RNE. Lo que si que recuerdo es que ellos han respetado en todo momento el turno de palabra manteniendo un orden que hací­a agradable al oyente el seguimiento de la conversación. Todos en orden menos el Sr. Enric Sopena, quien no hací­a más que interrumpir al resto y tratar de imponer sus datos (que no dudo que sean correctos, cuidado) sobre los de los demás. Y no sólo eso, sino que invalidaba la opinión de los que, en ese momento, eran sus compañeros por el mero hecho de diferir de la suya.

He puesto el ejemplo de Enric Sopena, pero no es el único que hace este tipo de cosas. De un tiempo a esta parte, la mayorí­a de los programas de actualidad que encontramos en radio y televisión cuentan con una mesa de debate. Tanto es así­ que, en muchas ocasiones son los mismos tertulianos los que acuden a estos programas. De hecho, muchos de ellos son reconocidos por esa labor (el propio Enric Sopena o Maria Antonia Iglesias son dos ejemplos claros de lo que digo). Pero ¿qué pasa cuando ocurre lo que acabo de citar, es decir, que las mismas caras que ves en un programa repitan al dí­a siguiente?

Inicialmente no deberí­a de suceder nada. Sin embargo, cuando ves que un periodista (que en su mayorí­a lo son) aparecen en 59”, un programa de debate serio, y a los pocos dí­as repite en “La noria”, un… programa, el prestigio de sus opiniones puede caer en picado.

Otra de las cosas que viene sucediendo en el 90 por ciento de los debates es que no se habla. Si, tal cual. Lo que hacen los periodistas entre ellos es vociferar sus opiniones frente a la de los demás, intentando con esto imponer su opinión con la técnica de “si yo grito más, tengo más razón”.

Los debates, sobre todo televisivos, está a punto de cruzar la lí­nea del espectáculo. La gente ya no ve estos programas para intentar dar un poco de luz sobre los temas de actualidad aprovechando que los periodistas, como personas con cierta información privilegiada, ponen en común sus datos. Lo que se hace ahora es buscar a un periodista de tendencia polí­tica remarcada (igual da que sean de derechas que de izquierdas, que de todo hay en este mundo) y soltarlo en la arena frente a otro con ideas diametralmente opuestas. A esto hay que sumar el ego de muchos periodistas, que consiste en que mis fuentes y mis datos son siempre mejor que los tuyos, además de que ponen sobre la mesa la mitad de su currí­culum para dejar patente que cuando uno era becario, el otro habí­a dirigido X medios.

Los debates actuales son, por tanto, un espectáculo de circo en el que el espectador no espera ser informado. Lo que espera es la carnicerí­a que llevarán a cabo los mal-llamados periodistas serios.

Finalizo con la siguiente reflexión: creo, sinceramente, que lo mismo que ocurre en las mesas de debate del corazón ha llegado a las mesas de debate sobre polí­tica o actualidad, haciendo que sean formatos inútiles para los espectadores.

Dí­a de Castilla y León

Como vengo haciendo desde hace unos años, hoy reivindico el dí­a de Castilla y León. En los medios se dará más importancia al dí­a del libro (lógico) y al dí­a de Cataluña pasando muy por encima del dí­a de Castilla y León y de la fiesta autonómica de Aragón.

Por eso, ¡Feliz dí­a de Castilla y León!

Cada 23 de abril se celebra en la localidad vallisoletana de Villalar de los Comuneros el Dí­a de Castilla y León, fecha en la que se conmemora el aniversario de la batalla de Villalar, decisiva batalla de la Guerra de las Comunidades de Castilla.

Esto ya lo he visto

¿No os da la sensación de que la televisión no innova? ¿de que siempre estáis (estamos) viendo lo mismo? Yo tengo esa sensación constantemente.

Por si no lo sabí­ais, Antena 3 estrenó ayer un nuevo programa para intentar afianzar sus tardes en la parrilla. “La jaula” se llama el programa. En la presentación, el equipo lo prensentó como un programa con el espí­ritu de Crónicas Marcianas pero adaptado a las tardes de la cadena del Grupo Planeta. Crónicas Marcianas, por si hay alguien en la sala que no lo recuerda, tuvo dos etapas bien diferenciadas por la aparición de Gran Hermano. En la primera tení­amos un programa ágil, rompedor, sorprendente y otros tantos adjetivos positivos. Manel Fuentes y el Sr. Galindo hací­an los coros a un Javier Sardá inmenso. La segunda etapa, ya con Gran Hermano en antena, nos mostró que la televisión siempre puede superar su nivel de zafiedad y estulticia.  Pues bien, por lo que parece es la segunda etapa en la que se quieren ver reflejados.

Los colaboradores del programa son, entre otras perlas, Kiko Rivera o Nuria Bermudez. No creáis que no tiene tela que cortar la cosa.

Pero bueno, dejemos la cadena de Planeta y marchémonos a TeleCinco. La otrora “cadena amiga” llevaba unos años que, pese a haber sido lí­der de audiencia, no acababa de arrancar en algunas franjas. Desde la desaparición del “Tomate” se probaron muchos programas con la misma fórmula que se iban hundiendo cada vez más en el fango televisivo. Tuvo que volver Jorge Javier Vázquez a reflotar la que siempre fue su franja con un tomate nuevo, tal vez Ketchup, en el que los coros se los harí­an personajes y periodistas infames y en la que la fórmula utilizada serí­a el de reciclar las latas de tomate del pasado en un programa ligero.

Para los fines de semana, la cadena que dirige Paolo Vasile ha recuperado Genio y Figura, con Paz Padilla haciendo la labor que antaño realizaba el desaparecido Pepe Carroll. El resultado es un remake rancio del que fuera un buen programa de chistes y cuyo testigo ha sido recogido por “El club del chiste”.

Como en todas partes cuecen habas, en Cuatro ()  comienzan a preparar un cambio en su parrilla vespertina tras comprobar que los movimientos que han ido haciendo en los últimos meses no han sido los adecuados. Por lo pronto, y tal y como se puede leer en diferentes webs como Vertele o FormulaTV el programa presentado por Ana Milán aguantará hasta mayo. Tras esto, no se sabe si la ahora cadena del Grupo Telecinco (rebautizado ahora como TeleCinco a secas) encargará más ediciones a la productora.

Sin embargo, su presentadora no se quedará en la calle en el caso de que Password desaparezca de la programación. El detonante de este post ha sido la noticia (que ya saltó a la palestra hace unos meses) de que Cuatro planea la tercera resurrección (cuarta edición) de Caiga Quien Caiga en el que como novedad (en España, no en otros paí­ses) traerá a la mesa principal a una presentadora que, como ya habréis adivinado, podrí­a ser Ana Milán.

No veo mal que, en el caso de darse, sea esta actriz quien presida la mesa, pues tiene caracter de sobra para ello. Lo que no comrpendo es el hecho de que quieran recuperar una franquicia que no ha logrado recuperar ni la esencia ni la audiencia de su primera edición. Personalmente, y esto es un razonamiento propio, aquel programa triunfó por una serie de factores tales como la etapa socio-polí­tica que vivá el paí­s con la primera/segunda legislatura de Aznar en el gobierno; un equipo de reporteros con personalidades definidas, una mesa compuesta por El Gran Wyoming, Juanjo de Iglesia y Javier Martin que hací­an un tridente inimitable y el que, muy posiblemente, fuese el factor clave del éxito: la productora Globomedia.

Esta productora, que por entonces contaba con otro éxito llamado “El Informal“, le daba al programa ese toque de distnción que hací­a del formato argentino un formato muy “de aquí­”. Si lo analizamos friamente, el CQC que emití­a TeleCinco en aquella época tiene unos rasgos “Glomedia” que no han sido introducidos en el resto de ediciones del programa. El ejemplo mas claro está en el puesto de presentador y su evolución:

Wyoming -> Fuentes -> Frank Blanco.

De un buen showman a uno í­nfimo pasando por uno normalito.

Y es que no por resucitar fórmulas que tuvieron éxito en el pasado vamos a recuperar a la audiencia.  En España se peca de tirar siempre de lo mismo porque, si nos funcionó una vez ¿quién te dice a ti que no lo volverá a hacer?

Afortunadamente, aún quedan pequeños rescoldos de buena televisión por ahí­, proyectos que poco a poco van viendo la luz (como Ciudad K, por ejemplo) y productoras que intentan innovar con programas frescos (como ElTerrat). Mientras nos quede eso, aún hay algo de esperanza.

Dí­a de la mujer trabajadora

Antes de comenzar, no puedo sino recomendar la lectura de este post del Dr. Mapache.

Hoy es 8 de marzo. Tal dí­a como hoy Alfonso XIII autorizó en 1910 que las mujeres pudiesen cursar estudios superiores. Einstein fue nombrado ‘Honoris Causa’ en Madrid en 1927 y diez años mas tarde comenzó la Batalla de Guadalajara en España.

Hoy, 8 de marzo, se conmemora también el ‘Dí­a de la mujer trabajadora‘ y el ‘Dí­a Internacional de la mujer‘. Un dí­a que viene de lo siguiente:

La conmemoración del 8 de marzo hace referencia a los hechos que sucedieron en esa fecha del año 1908, cuando murieron calcinadas 146 mujeres trabajadoras de la fábrica textil Cotton de en un incendio provocado por las bombas incendiarí­as que les lanzaron ante la negativa de abandonar el encierro en el que protestaban por los bajos salarios y las infames condiciones de trabajo que padecí­an.

Dr. Mapache

Es curioso ver como aquella lucha estaba ligada a la lucha por los derechos de los trabajadores. Las mujeres que murieron querí­an unas condiciones dignas como trabajadoras.

A dí­a de hoy, lo que se busca (y me centro en el ministerio de Igualdad) es el reconocimiento de la mujer como mujer en la empresa. Entiendo, por tanto, que lo que este ministerio debiera reivindicar es que ellas tuviesen las mismas condiciones laborales que ellos en todos los estratos de la sociedad. Sin embargo, desde mi punto de vista, eso es algo que no deberí­a hacer un ministerio, sino los sidicatos. Pero pongámonos quisquillosos y permitamos que sea un ministerio quien se encarge de tan farragosa tarea. No sé. Imaginemos un ministerio que se encargase de temas laborales. Un ministerio que, qué te digo yo, estuviese en contacto con las empresas y los sidicatos. ¡Lo tengo! ¡Montemos un nuevo ministerio que se llame “Ministerio de trabajo”!. ¿Cómo? ¡Ah!… Disculpad, pero me dicen por el pinganillo que ya existe ese ministerio.

Bueno, pues aprovechemos la fecha que es para entrevistar a la Señora ministra de Igualdad:

¿Es necesario un ministerio de Igualdad o con una secretarí­a de Estado serí­a suficiente?
Es una cuestión de visibilidad y de poder elevar las polí­ticas al primer nivel.

Diga usted que si. Es un tema este que, o tiene un ministerio o nadie le hace ni caso. Es más, en el resto del mundo a nadie le importa ni nadie lucha por este tema porque, como sabemos, no hay muchos ministerios como el suyo.

¿No es paternalista y un poco machista poner cuota de mujeres?
No. Al mérito lo que es del mérito, y al sexo lo que es del sexo. Representamos el 60% de las personas que se licencian en este paí­s, con mejores expedientes académicos que los hombres y sin embargo eso no tiene un traslado al mercado laboral ni desde luego a nuestra promoción dentro del mismo. Yo quiero que se valore el mérito y la capacidad, y una manera de medirlo es el expediente académico. Así­ que deberí­amos tener el 60% de los espacios de responsabilidad.

Diga usted que si. Porque es un dato bien sabido que ese 60% que menciona del total de los titulados son mujeres que, por descontado, tienen mayor capacidad que los hombres. ¡Sin lugar a dudas! Y lo más lógico del mundo es imponer a la sociedad que ese 60% acabe obteniendo un puesto de trabajo. Pero… espere un momento. ¿Qué ocurre con ese 40% sobrante? ¿Son zotes? ¿O acaso solo son incapaces? Bueno, son hombres que, desde luego, han concluido sus estudios universitarios pero ninguno es mejor que las anteriores mujeres nombradas y, por supuesto, no merecen los puestos que desempeñan. Por cierto, ¿y qué ocurre con las mujeres que no han estudiado? ¿Ellas no tienen derechos? ¿Sólo hay que defender que las mujeres ocupen cargos en cúpulas directivas? Vaya, veo que ese es un tema espinoso y que no hay que tratarlo en las entrevistas.

¿Este paí­s irí­a mejor si hubiera más mujeres mandando? ¿Es una cuestión de sexo?
El mundo irí­a mejor. Las mujeres no hemos sido parte del problema, porque no hemos estado en las mesas donde se han tomado las decisiones que nos han llevado hasta aquí­. Pero ahora más que nunca somos parte de la solución. Tienen que contar con nosotras. Por razones de justicia, pero también por razones económicas, de rentabilidad, de eficiencia… Las mujeres no queremos elegir entre ser madres o desarrollar nuestra profesión.

Claro. El mundo es una mierda porque ha sido regido por hombres. ¡Faltarí­a más! Ellos, que sólo piensan de manera fálica han arruinado la historia. Todos las catástrofes históricas no habrí­an sucedido. Y, por supuesto, una mujer en el gobierno hace que este sea más rentable. No acabo de comprender este concepto, pero si usted lo dice, lo creeré “a pies juntillas”.

En fin, una entrevista realmente interesante y, por descontado, sin desperdicio alguno. Todo son pí­ldoras sin conservantes ni colorantes en la charla que ha mantenido con las redactoras de 20minutos.

Finalmente, quiero hacer mí­as las palabras que, muy acertadamente, ha utilizado el Doctor Mapache para concluir este post:

A todas vosotras felicidades por los logros conseguidos y aquí­ me tenéis para lo que fuera menester a la hora de conseguir los que quedan.

Uno y Trino

No, amigos. Hoy no vengo a deciros que yo soy como Dios (y Dios es como yo, como decí­a aquel en aquella pelí­cula) y que, además de ser yo mismo, soy el Padre, el Hijo y la Paloma. Lo que vengo a comentar es el último espectáculo que he visto. Ayer, y rodeado de seis féminas (pues, sorprendentemente, son las únicas que acceden a ir al teatro) fuimos a refugiarnos del temporal a la Chocita del Loro (Gran Via,70) donde disfrutarí­amos del espectáculo que da tí­tulo a este post.

Foto: Quequé, galerí­a pública.

Uno y Trino no es un monólogo al uso. Y no lo es porque en un monólogo, como su propio nombre indica, sólo habla uno. En este caso, y aunque en parte es cierto que sólo habla uno, encontramos en el escenario al gran Quequé y al no menos grande Maestro Nalga, quien pese a sus “limitaciones” (para comprendero hay que ver el espectáculo) da la réplica a Quequé en un par de ocasiones. Además de ser un maestro con la guitarra, lleva a cabo una serie de gags secundarios simultáneos a las partes de monólogo que tiene el espectáculo.

Foto: Quequé, galerí­a pública.

Para muchos (entre los que me incluyo), la faceta de cantante de Quequé nos era desconocida. Sin embargo, a lo largo de “Uno y trino” va demostrando que sus dotes para esto son buenas, fundamentando esto en comentarios tan lógicos y ciertos como que “Julio Iglesias no sabe cantar”. Además, en ciertos momentos da la sensación de estar viendo en directo al Gran Wyoming y al Maestro Reverendo e incluso al gran Javier Krahe.

Foto: Quequé, galerí­a pública.

Un espectáculo de hora y media larga en la que no para uno de reí­rse y en el que se puede escuchar bossanova, canción protesta (abajo la metrosexualidad) e incluso un nuevo ritmo que consta de todos los ingredientes para ser la canción del verano en España (y la del invierno en sudamérica) llamado Quequetón.

Un espectáculo que no hay que perderse si se tiene la oportunidad de ir. Para muestra, un botón:

Elecciones a Rector 2009

Como muchos ya sabréis, soy estudiante de la insigne e ilustre Universidad Rey Juan Carlos de Madrid (URJC). En estas fechas tan señaladas estamos en campaña electoral para elegir al Rector que comandará la URJC en los próximos años.

Los tres candidatos son Pedro González-Trevijano, catedrático de Derecho Constitucional; Armando Torrent Ruiz, catedrático de Derecho Romano; y David Rí­os Insua, catedrático de Estadí­stica e Investigación Operativa.

En primer lugar, decir que ninguno de los tres candidatos se ha puesto en contacto con los alumnos mediante el correo institucional. Esto es, desde luego, una vergí¼enza por parte de los tres candidatos. Los alumnos son parte de la comunidad universitaria aunque para ellos sólo lo sean los PDI y PAS (profesores, auxiliares, investigadores y personal administrativo) ya que a ellos si que les están llegando notificaciones sobre el proceso.

A continuación, paso a desarrollar el tema al estilo del Sr. Lagarto.

Manda webs

Internet es, a dí­a doy, la mejor forma de darse a conocer. Los candidatos a Rector lo saben y lo aprovechan como buenamente pueden (y quieren).

Lo primero que llama la atención de esta campaña es que uno de los tres candidatos se anula a sí­ mismo obviando la posibilidad de tener una web propia para publicitarse. El profesor Torrent ha optado por una campaña “fantasma” ya que su programa sólo lo han recibido los PDI y PAS mediante correo electrónico, excluyendo a los alumnos de una manera más que tajante.

Por su parte, el actual rector, D. Pedro Gonzalez-Trevijano ha optado por una web de estilo corporativo. Lo que quiero decir es que ha hecho suya la imagen, colores, tipografí­as y diseño de panfletos de la Universidad, diseñando una web fácilmente reconocible y asociable a la URJC.  De sencilla navegación pero relativamente completa.

El candidato D. David Rí­os Insua ha hecho lo propio creando una web de colores vivos en la que, al igual que Gonzalez-Trevijano, pone a disposición del usuario todo su programa de una forma, quizás, menos cómoda que éste pero si más completa. Sin embargo tiene un par de errores que, pese a que fueron avisados, no han sido corregidos. El poner enlaces a Twitter y a Linkedin sin vincularlos a su perfil es una tonterí­a como un piano que hace que el querer ser más social que el resto de candidatos se vaya por el retrete.

Programas

No entraré en valoraciones ya que, como digo, eso es decisión de cada uno. Si que diré que el programa del profesor Torrent busca la austeridad económica, el del profesor Gonzalez-Trevijano busca el continuismo y el del profesor Rí­os busca la adaptación a la vida on-line y la adecuación del personal a una Universidad plenamente informatizada.

Los programas los tenéis aquí­, aquí­ y aquí­.

Polémica

Como si de las elecciones a presidente del Gobierno se tratase, entre los principales candidatos existen conflictos que van más allá de la polí­tica.

En el pasado, el Sr. Rí­os formaba parte de la candidatura del R. Gonzalez-Trevijano. De hecho fue parte del equipo de este durante un tiempo considerable.  Sin embargo, por una serie de hechos internos esta relación laboral no acabó en buen puerto, causando una escisión dentro del “partido” y dando pie a una nueva corriente, como se dirí­a en términos polí­ticos.

En esta campaña, ambos candidatos han intentado poner trabas a su oponente con mayor o menor lógica.

El profesor Gonzalez-Trevijano se quejo, posiblemente con razón, de la presentación de la web del profesor Rí­os antes de tiempo, comenzando la campaña antes del periodo marcado por la junta elecotral pertinente.

Por su parte, el candidato acató la decisión de retirar dicha hasta la fecha marcada.

En el otro lado de la balanza, el profesor Rí­os inició un trámite por la ví­a judicial para que se controlasen los votos por representación y por correo, siendo también algo lógico. A fecha de hoy, el juzgado pertinente a dictaminado que mañana dí­a 25 se reunirán los candidatos para llegar a un acuerdo sobre el tema. Este es otro de los hechos que no nos ha sido notificado a los alumnos y que, sin lugar a dudas, deberí­amos saber. Es cierto que están disponibles en esta web, pero no es menos cierto que, al igual que se lo mandan a los PDI y PAS al correo institucional, los alumnos tenemos el mismo derecho que ellos a ser informados.

Concluisones

Este va a ser, sin lugar a dudas, un proceso electoral silencioso pese a ese autobús gigante que recorre los distintos Campus de la URJC y la cantidad de posters que hay pegado en los aularios. La desinformación pasta alegremente.  Tal vez ese sea el espí­ritu de estas elecciones. Tal vez lo que se busca es una sensación lo más realista posible de lo que son, en realidad, unas elecciones.

Cualquiera tiempo pasado…

volverá.

Y no lo digo sólo por aquello que decí­an en la nueva “Battlestar Galactica” sobre que todo lo que ha pasado volverá a pasar, que vá.

En los últimos tiempos han comenzado a recuperarse tradiciones que parecí­an extintas.

Yonkis, esos grandes desconocidos

Porque ellos nunca nos abandonaron. En época de bonanza económica pasaron de los chándals de acetato a los trajes y corbatas. De ser caballeros de más de 30 años a ser adolescentes de menos de 20. Los yonkis, sí­mbolo patrio since 1980 han vuelto a las calles armados con sus inacabables latas de medio litro de Mahou clásica o San Miguel.

No les ves pinchándose como antaño, eso es cierto. Sin embargo, aquellas siestas bajo el puente de Cercaní­as o esas jornadas laborales vendiendo paquetes de pañuelos marca ACME Dia a cinco duros (hoy 30 céntimos, que la cosa está muy mala) han vuelto del más allá de los recuerdos para asentarse de nuevo entre nosotros.

Borregos en la calle

Y no, no hablo de aquellos dí­as en que las ovejas pasaban por las calles de las ciudades una vez al año porque, lo creáis o no, la Mesta es lo que tiene, que vuelve cual turrón todos los años.

Me refiero a que, si hacéis memoria los que sois un poco más mayores que yo (y los de mi edad) recordaréis a aquellos compañeros de clase que dejaban de estudiar en sexto de EGB y pasaban a no hacer nada. Si, vale, algunos se apuntaban a la escuela taller de la ciudad, pero eso era igual que no hacer nada. Porque el que querí­a estudiar un oficio lo hací­a, cierto, pero eran pocos.

Me refiero a aquellos que poblaban las salas recreativas y que no les despegabas del “Pang” o del “Cadillacas & Dinosaurs” a no ser que les invitases a jugar al futbolí­n.

Pues, como supongo que habréis notado, esa sub-especie ha vuelto a la vida en forma de “shulos“. La diferencia es que entonces los padres les acababn haciendo ver que habí­a que hacer algo y ahora les mantienen…

Por supuesto, soy consciente de que me dejo muchas cosas, pero era por dar una pequeña pincelada al panorama actual que tenemos en nuestras ciudades y pueblos.