El gran Frankie en La Taberna (I)

Recuerdo cuando era un mico y mi hermano mayor escuchaba en casa a Sugarless. No ha llovido desde entonces, que va. Años más tarde me reencontrarí­a con uno de sus componentes en el teatro. Esa coincidencia, de la que, claro, él no era consciente, me llevó a querer realizar esta entrevista. De hecho, en su momento ya dije que merecí­a una entrada para él sólo.

Por eso, y porque realmente tení­a muchí­simas ganas de poder realizarla, publicaré el contenido de la entrevista en dos entradas diferentes, para no saturaros por la extensión de la misma.En esta primera parte hablaremos del pasado del entrevistado.

Y ahora, sin más dilación, una entrevista al genial Raúl ‘Frankie’ Martí­n, de Fuzz:

El gran Frankie, damas y caballeros

¿Por qué ‘Frankie’ y no Raúl? ¿Tiene que ver con tu estancia en el Musicians Institute en Los íngeles?

Mas ó menos.. Me llamo Raúl Francisco y no, no trabajo en una telenovela.

Las autoridades estadounidenses pusieron Frank en mis documentos oficiales y al volver a España mis amigos empezaron a llamarme “Frankie”.

Aunque mi familia me llama Raúl, en el mundo de la música se me conoce por Frankie y así­ se ha quedado.. en fin.. uno no puede estar a todo!

Y al hilo, ¿Cómo llega Raúl al Musicians Institute allá en el lejano 1994?  ¿Mereció la pena la estancia?

Mereció muchí­simo la pena. Aún hoy muchos años después sigo aplicando cosas que aprendí­ en el M.I. ¡Si pudiera, me volverí­a a ir!

Querí­a aprender a tocar la guitarra eléctrica , me interesaba la composición y la armoní­a y pensé que lo mejor era instalarme en la “meca” de la guitarra eléctrica. No habí­a muchas escuelas de música moderna en España..

Más bien no habí­a nada aquí­.

Bueno si. Existí­a La Nave, pero todo lo demás era muy.. mmm… ¿cutre?

En el año 1995, te vuelves y fundas Sugarless. ¿Qué recuerdas de aquellos primeros conciertos con la banda? Aquellos conciertos antes de grabar ‘Asegúramelo’,  cuando ibais en una Ebro industrial.

Volví­ a reunir a los SUGARLESS por segunda vez a mi vuelta. Ya los habí­a formado antes de irme. Al regresar, me propuse en firme sacar a mi propia banda adelante y volví­ a llamar a sus componentes..

En aquellos momentos la música lo era todo para nosotros y salir de gira , aunque fuese a 80 km/h en una furgoneta de carga de mas de 20 años de antigí¼edad, ¡era una alegrí­a! ¡¡salí­amos a tocar por 20.000 pts.!!

Recuerdo aquellos dí­as con gran cariño.

‘Asegúramelo’ está fechado en el 2000 pero, según he podido leer, los temas ya estaban grabados. De hecho, tení­ais 16 temas de los que desechasteis 6  con la premisa de que  ‘para que un disco sea bueno no hace falta que tenga veinte temas, sino que los que tenga sean de calidad.’ ¿Cómo fue el proceso de lanzar al mercado el que aún hoy es una de las joyas discográficas de entonces (por las poquitas copias que salieron al mercado)?

Jajaja. te veo muy bien documentado! me suena esa frase… ¿dónde la dije? ¡Tení­a las cosas tremendamente claras por aquel entonces!

En aquel momento sacar un disco todaví­a tení­a un valor. Durante 4 años estuvimos encerrados en el local formándonos y componiendo.

Cuando encontré a Javier Abreu para producir Asegúramelo ya tení­amos un montón de temas preparados y junto con él decidimos cuales eran los temas que debí­an formar parte del disco.

Ahora mirando hacia atrás veo que era un disco innovador y con un repertorio que luego se demostró demoledor. Asegúramelo, En el barrio donde juego, Mal y algún otro tema más, demostraron más tarde su calidad.

En una entrevista que concediste en el ’99 hablas del Siroco de Madrid. ¿Qué supuso esta sala en tu carrera?

El SIROCO y su responsable de programación Alfonso, fueron indispensables en la escena madrileña de entonces.

Todas las bandas que merecí­an la pena pasábamos por el SIROCO.. ( y no solo a tocar… ) SOBRINUS, LA VACA AZUL ,SUPERSKUNK , GARAJE JACK , YOGURT DAZE, etc. Alfonso tení­a un gusto musical que no dejaba indiferente. No parábamos de tocar allí­. Si SUGARLESS creció en Madrid fué gracias a SIROCO y su apoyo. Nos mandaban a todos los sitios y nos recomendaban en todas partes..

Echo muchí­simo de menos la escena de entonces y ojalá existiera hoy en dí­a un sitio como lo que el SIROCO significaba para todos nosotros en aquel momento. No habrí­amos salido adelante sin su ayuda.

En 2002, y tras un cambio de compañí­a, aparece en el mercado ‘Más Gas’ del que, además, eres co-productor ¿Cómo influye a la hora de ‘cocinar’ el disco el que seas quien lo va a producir?

Siempre he llevado las riendas de lo que he hecho. Para bien o para mal me gusta tener el control de lo que publico y el estudio , que es una de mis grandes pasiones , no es diferente al resto.

Nadie mejor que yo podí­a enfocar los discos de SUGARLESS en aquel momento puesto que la gran mayorí­a de los arreglos y las composiciones corrí­an por mi cuenta.

Hay muchos artistas que recurren a la figura del productor para solucionar los problemas que ellos no saben resolver. En mi caso , yo lo que necesitaba era un buen ingeniero que me ayudase a grabar el disco mientras tocábamos. Lo que se grababa estaba en mi cabeza mucho antes de entrar al estudio.

En aquel momento mis compañeros confiaban en mi nivel de exigencia y mis conocimientos , así­ que todo el mundo estaba tranquilo en el estudio hasta que algo no salí­a como debí­a y tení­a que dar algún grito (rí­e).

Si lo tienes claro , hazlo tu mismo.

También entiendo que un punto de vista exterior a veces da resultado y en ese sentido una persona ajena a la composición puede darte un punto de vista interesante.

Pero ¿tú crees que Martí­n Berasategui concebirí­a un plato exquisito y luego llamarí­a al Chef Ramsey para cocinarlo? Mas ó menos a mi me pasa lo mismo..

En Anfeca Music firmasteis, si no me falla la documentación, por tres discos de estudio y uno directo. ¿Pesa el hecho de tener que meterte a un estudio ‘por obligación’?

En general las obligaciones no gustan. Pero si quieres entrar en la vorágine de la industria hay q cumplir plazos. La verdad…  ¡yo nunca los cumplí­a! (rí­e)

¿Oye tu no serás mi abogado bajo un sobrenombre no? ¡Sabes demasiado! Cosa que por otro lado me halaga.

Con Vértigo ocurrió que, además de los temas del ViñaRock 2003, los once temas que componí­an el álbum tení­an una guitarra más melódica, dotando a las canciones de un sonido un tanto distinto al que Sugarless tení­a acostumbrado al personal. ¿Os alejásteis de un sonido ‘Sugarless’ para y por experimentar?

MAS GAS nos encumbró y nos hizo subir. Nos habí­amos posicionado en el Rock Alternativo y éramos una mezcla interesante. Bajo mi punto de vista y con la industria musical empezando a desmoronarse , habí­a que ofrecer cada vez más.

VERTIGO era una antesala de lo que SUGARLESS hubiera podido llegar a ser. Estaba sumergido en una búsqueda de algo que realmente marcara tendencia y terminara por defender nuestro sitio de una vez por todas. Nos gustaba experimentar pero tení­amos claro lo que SUGARLESS era y VERTIGO era una vuelta de tuerca más.

Su ventas confirmaron que andábamos por buen camino y ese año fuimos nominados a mejor álbum de rock alternativo conmigo como productor musical.

Hoy en dí­a cuando escucho algún tema de VERTIGO pienso ‘ ¡BUF! como molaba este disco! (rí­e)

Sea como fuere, ¿cómo se digieren las 10.000 copias que vendisteis del álbum en el primer mes?

El éxito es un sabor agridulce.

Sobre todo cuando sabes que todo lo que te ocurre es totalmente efí­mero y que en cualquier momento puede desaparecer. Estábamos arriba del todo.

La gira de VERTIGO constó de 120 actuaciones. Se podrí­a decir que alcanzé y viví­ mi sueño. Viví­a de tocar y estaba de gira continuamente.

Yo me lo pasé “pipa” a pesar de la difí­cil situación personal que me acompañaba y a pesar de que el grupo ya tuviera un cáncer que luego se demostró incurable.

De repente, en 2004 leemos ‘en las revistas’ que Frankie abandona ‘Sugarless’ y se embarca en Zia, con Rodrigo Llamazares (Super Skunk). Sin querer ser demasiado escabroso, ¿cómo se siente uno al abandonar un proyecto que creó? Y ¿Cómo fue la experiencia con Zia?

Yo no abandoné SUGARLESS.

Mis compañeros me echaron del grupo y luego hicieron una campaña diciendo cualquier cosa. Quiero dejar este punto bien claro ya que lo abordas.

No voy a ir mas allá puesto que cada uno tendrá su propia versión de los detalles pero, básicamente, algunas personas dentro de la idiosincrasia de SUGARLESS pensaron que ya era el momento de librarse de mí­ y de apuntarse el éxito del grupo, apoyados por la compañia discográfica que tení­a un pie en Mozambique y otro pie en la cárcel.

¡Lo que pasó despues se puede ver ahora y recientemente en TELE5!

¡Uy! Perdón.

¿Que como me siento? Ahora me siento muy bien por que veo que FUZZ es algo muy grande y que va por el buen camino. FUZZ es toda mi vida ahora como en su momento lo fué SUGARLESS.

Pero me sentí­ traicionado, abandonado, despreciado, utilizado, maltratado, dolido, y otros muchos adjetivos terminados en “ado”.

Afortunadamente SUGARLESS es un bonito recuerdo que me ha traí­do hasta aquí­  y afortunadamente también , todas aquellas personas forman parte del pasado y yacen en un sarcófago de  hormigón armado en alguna fosa abisal. ¡He dicho! (rí­e)

Rodrigo me llamó para integrarme en ZIA. Siempre hemos sido buenos amigos y creo que existe un respeto mutuo entre ambos.

Aún así­ lo de ZIA no salió bien..

Arreglé y produje los temas de su primer disco y después no nos entendimos muy bien. En cualquier caso Rodrigo es uno de los grandes y desde aquí­ le mando todo mi apoyo.

Y hasta aquí­ la primera parte de esta entrevista. En la próxima entrega, que se publicará mañana, podremos conocer mejor qué y quienes son Fuzz, su trabajo al margen de este grupo y sus planes de futuro.  Espero que os esté resultando igual de interesante que a mí­.

Un pensamiento sobre “El gran Frankie en La Taberna (I)”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *