Nacho Garcí­a en La Taberna

Si el rey fuese uno de los lectores de este blog, le pedirí­a que fuese él quien introdujese la siguiente entrevista. Seguro que lo harí­a, claro, porque está al servicio de todos los españoles. Serí­a una cosa así­:

Ezpañolez. Me llena de odgullo y zatisfacción pdesentad al ciguiente entdevistado.

Bien pensado, se acabarí­a atragantando, así­ que mejor lo hago yo. En la entrevista de hoy conoceremos a Nacho Garcí­a.

Algunos no sabréis quien es y otros sí­. Para los que no, echadle un ojo al siguiente ví­deo:

Monologuista, guionista e incluso reportero en el último Caiga Quien Caiga. Señoras y señores: Nacho Garcí­a.

¿En qué momento decides que la informática no era tu profesión a corto plazo? Porque, francamente, resulta curioso encontrarse a alguien de ciencias que cambia de género de forma radical.

En general, cualquiera que entre en la universidad a estudiar una carrera sabe que esa no va a ser su profesión a corto plazo. Uno comienza a estudiar y 15 años después, tras irse de Erasmus, coger varias becas y pasar los ratos libres poniendo copas o recogiendo uvas, por fin consigue acabar la carrera y… apuntarse al paro. Mi caso afortunadamente es más sencillo, simplemente se me daba mal.

La primera vez que te subes a un escenario debe impresionar bastante. ¿Qué te pasó por la cabeza aquel primer dí­a?

Que al menos no me iban a cobrar las copas.

¿Es mejor un bolo en solitario o con colegas como Alex Clavero, Quique Matilla y Fran el Chavo en “Humor de Protección Oficial”?

Como lo mí­o ya me lo sé (normalmente) es preferible compartir escenario con otros aunque sea con los sátrapas de Humor de Protección Oficial, entre los que nos falta mencionar a Vaquero o al Señor Corrales, mi abogado me ha recomendado no mencionar a estos últimos…

Cuando vi el monólogo “Hay que matar gente” me sentí­ identificado con varias partes. ¿Cuanto de experiencia propia tiene ese monólogo?

Mucha, yo todos los dí­as suelo morirme unas tres o cuatro veces, probablemente por mi maní­a de salir a la calle saltando por la ventana y no cogiendo el ascensor como hacen los vecinos. Es lo bueno de ser cómico, las tragedias no existen, si te ven tirarte desde un quinto te dicen: “y ahora harás un monólogo con eso”.

¿Es el que más recuerda la gente?

No les queda otra porque en Youtube solo hay dos, la semana que viene grabo uno nuevo, pero me han dicho que es el peor de todos, lo que viene siendo un ‘tú antes molabas’ en toda regla.

¿Y cómo se queda uno cuando le llaman de Paramount Comedy?

No lo sé porque creo que fui yo el que les llamó a ellos, la verdad es que tení­a ganas de verme en una grabación en la que saliera con la ropa puesta.

¿Es mejor actuar en sitios pequeños o en lugares como Joy Eslava y Paramount?

Todo lo que no sea una piscina o una carnicerí­a está bien para actuar.

Encontrar información sobre ti es una tarea complicada, ya que sólo aparecen tus trabajos en Paramount y alguna aparición más que comentaremos después. Si tuvieras que definirnos quién eres, ¿qué dirí­as?

Es que tampoco he hecho mucho más. No sé quién soy, solo sé lo que le dije a la Guardia Civil, que yo no he sido.

En los medios se tiende a generalizar cuando hay varios factores que coinciden en el éxito (o no) de algo. Por ejemplo, con los “chanantes” o Goyo Jimenez se tira de “humor manchego”. Sin embargo, y pese a que existen grandes del monólogo como Eva H, Quequé, J.J. Vaquero y tú mismo, ¿por qué no se dice nada del humor castellano?

Dirí­a que aunque somos de la misma tierra somos de estilos diferentes pero en realidad es porque somos unos chulos y no nos gusta que se nos meta en el mismo saco, se empieza compartiendo el mismo tipo de humor y se acaba compartiendo ladillas.

Y, ¿ crees que realmente existe esa delimitación del humor por zonas? Sobre todo, sabiendo que naciste en Córdoba y habrás sufrido lo de “cuéntame un chiste”.

No, solo hay cosas que son graciosas y cosas que no lo son. Lo de ‘cuéntame un chiste’ es algo que nos ha pasado a todos, pero siempre que me lo pide alguien y se lo cuento, suele arrepentirse de habérmelo pedido.

Lo que si es cierto es que de Castilla salen muchos y buenos cómicos…

Ahora hay en todas partes, menos en Andorra (creo)

Si no me ha fallado la documentación, has trabajado en El Hormiguero como guionista. ¿Qué tal la experiencia?

Hace más de un año fui guionista en El Hormiguero. Ahora estoy centrado en proyectos personales (me han dicho que esto es lo que hay que decir cuando no tienes trabajo pero no quieres que se note). La experiencia fue más que buena, no solo por el trabajo en sí­, sino por la gente con la que allí­ trabajé.

¿Es complicado escribir algo que dirá otra persona para alguien que es monologuista?

Lo complicado es formar parte de un equipo que tiene que hacer (y hace) un buen programa todos los dí­as.

Hace poco pudimos verte en el nuevo CQC. ¿Cómo llega Nacho Garcí­a a Caiga Quien Caiga?

Normalmente en metro, todo empezó cuando me llamaron para una entrevista a pesar de la cual me dejaron hacer una prueba y después otra, vamos, que tuve suerte

¿Te sentí­as cómodo en el papel de reportero?

Mucho, todaví­a me pongo el traje para salir a correr por las mañanas

¿Qué crees que hizo que el programa no acabase de despegar?

No serí­a porque no nos lo curramos todos. Si supiera qué hace que un programa de televisión triunfe aprovecharí­a, estarí­a forrado de pasta y verí­a el mundo desde una oficina en lo alto de un rascacielos mientras acaricio un puma y como corazones de bebé exhibiendo una risa maléfica.

Me resulta agradable el dato de que los cómicos opten por aparecer en la radio. ¿Qué tal tu experiencia en Protagonistas Valladolid?

Es que en la radio se está fenomenal, dices tus tonterí­as pero en chándal, los dí­as que fui lo pasé bien, pero ya tengo ganas de trabajar con gente desagradable para tener algo interesante que contar…

Y, volviendo al teatro, he leí­do en algún sitio que, al igual que ocurre con Vaquero, tildan tus monólogos como “brutos”. ¿Cómo los ves tú?

¿Bruto yo? Vaya una panda de hijos de puta. Tampoco engañamos a nadie, la gente sabe el tipo de cosas que decimos, yo digo lo que quiero y luego miro si he metido la pata, es como lo de contar hasta 50 antes de hablar pero al revés, qué le vamos a hacer.

Antes de terminar, te quiero hacer un pequeño cuestionario con preguntas cortas. Responde de manera breve explicando qué, quien o cual:

¿Sobre qué no harí­as un chiste actualmente?

Sobre los niños con SIDA en ífrica, ese chiste ya lo hizo Alejandro Sanz.

Tres monologuistas que no debemos perdernos (presentes, pasados o futuros):

Fernando Bedmar, Javi Fuego y Cristo Moya (me lo he inventado, es que no sé de monólogos)

Un teatro o bar al que te guste volver.
El Rincón del Erizo en Valladolid, mi casa.

Y, por último, ¿dónde y cuándo podemos ver a Nacho Garcí­a?

4 de febrero en la sala Garufa (Sevilla), 8 de febrero en Joy Eslava (Madrid) y 13 de febrero en el Rincón del Erizo (Valladolid).

¿Algo que decir a quien lea esta entrevista

Que siento los cinco minutos que han perdido leyendo mis respuestas, ese tiempo nunca volverá.

Esto ha sido todo. Desde aquí­, agradecerle a Nacho el que haya accedido a la entrevista. A vosotros, espero que os haya interesado. Y recordad las fechas, que merece la pena.

5 pensamientos sobre “Nacho Garcí­a en La Taberna”

  1. Me encanta! Yo ya lo conocí­a. Es increí­ble lo bien que imita el acento gaditano eh? Bueno, te diré más comentarios personales en privado que aquí­ hay mucho cotilla!!! 😛

    Informáticos de Grey!

  2. Y además de todo este subrealismo, este despliegue de buen humor y esa capacidad para descolocar nuestro cerebro, es una gran persona (Es más alto que yo, por lo menos) y un gran amigo.

  3. “verí­a el mundo desde una oficina en lo alto de un rascacielos mientras acaricio un puma y como corazones de bebé exhibiendo una risa maléfica.”

    Yo me apunto a eso.

    Genial la entrevista =)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *