Ya viene la navidad…

Me he dado cuenta de que las navidades, que ya están a la vuelta de la esquina, tienen una serie de comportamientos sociales que son prácticamente ineludibles. Cosas que, aunque quieras evitarlas, siempre acabas haciéndolas. No hablo sólo de las comidas/cenas familiares, que una vez al año no está mal reunirte con la familia (según las familias, claro), sino de cosas más simples.

Que la suerte te acompañe

No sé vosotros, pero yo soy de los que para en los bares. En Aranda voy siempre al mismo bar a tomar el café de después de comer (y el aguardiente) y por la noche voy al mismo sitio a tomarme el café (o el GinTonic si es sábado). Claro, estando allí­ más tiempo que la máquina del café se hace inevitable que te pregunten si quieres loterí­a del sitio. ¿Qué responder a esto? Pues, en mi caso, dices que sí­ que la quieres, claro. A esto hay que sumarle los décimos del trabajo, del equipo de fútbol de los colegas (que cada uno juega en uno), de las chicas de la biblioteca que se van de viaje de estudios, etcétera. Esas situaciones en las que no puedes decir que no porque te ven todos los dí­as. Total, que este año igual llevo, entre pitos y flautas, 70 euros de loterí­a. Y todo para que no me toque.

¡Felices pascuas!

No soy yo de los que felicita a todo el mundo. No me sale. En estos cinco años de blog he enviado alguna que otra felicitación a alguno de vosotros. No me gusta mandar postales, soy de mensajes exclusivos. El caso es que esa gente que felicita a todo el mundo las pascuas no me gusta. Por lo menos, ya que tanto creen en estas fechas, que menos que ser honesto. Si un vecino, por ejemplo, no te cae bien, no tienes por qué felicitarle las fiestas y decirle eso de “que pase usted buena noche”. No es obligatorio. Si durante todo el año te está amargando con los partidos del Real Madrid a todo volumen, ¿por qué tengo yo que desearle buena noche? Lo siento, pero no entiendo esa falta de honestidad para con uno mismo. Y mucha gente lo hace. Es como las conversaciones de ascensor: todos hemos tenido alguna.

¿Qué ponen por la tele?

Esta es otra. En primer lugar, tengo que aclarar que desde el año pasado estoy indignado con las cadenas. ¿Cómo es posible que Ramón Garcí­a vaya a estar por segundo año consecutivo sin dar las campanadas? ¡No, hombre, no!

Ahora en serio, los refritos navideños que, casualmente, son los mismos que en verano o semana santa, asaltarán las parrillas televisivas. Especiales de Los Simpsons, videos de toñazos, Raphael (que un año gusta, pero todos da que pensar) hace que la televisión de asco en esas fechas. ¿Y los especiales de humor? Todas las cadenas tienen uno. Y a cada cual peor. Creo que tocaron fondo aquel año que dieron un especial de las matrimoniadas de Jose Luis Moreno. Eso y que Belén Esteban de te de las campanadas. ¿Cómo? ¿Que eso es TeleCinco? Si, es cierto, pero es que pones TVE y está Anne Igartiburu y, después, Andoni Ferreño. Que esa es otra. En navidad se recupera a las viejas glorias de la televisión. Agustí­n Bravo o Andoni Ferreño son muestra de ello.

En fin, que al final son fechas en las que todos hacemos lo mismo, sin excepción. Y yo el primero, porque compro loterí­a y veo la tele. En cuanto a felicitarle las pascuas a la gente que no me cae bien… no. Por ahí­ no paso.

8 pensamientos sobre “Ya viene la navidad…”

  1. A mí­ también me parece mal que Ramón Garcí­a no dé las campanadas. Indignante.

    No compro loterí­a, y no me suelo tragar los especiales televisivos (me pongo al lado de la estufita del comedor a leer, se está genial), pero sí­ suelo desear buenas fiestas a la gente. No a todos, pero creo que es una época en la que se debe estar contento y feliz, y eso siempre es bueno transmitirlo, aunque la persona no te caiga bien del todo, y por eso, en lugar de amargarte por pensar en todo lo malo que te ha hecho o te hace alguien, es mejor limar asperezas y poner buena cara (pero no por convenciones sociales).

  2. Aloisius:Efectivamente. Comer como gorrinos es algo ineludible.

    LadyRugionaria: A mí­ no me sale lo de limar asperezas. Pero claro, en mi caso es porque sé que mi vecino no va a cambiar en Enero. Seguirá tocando las narices con su fútbol a todo meter. De cualquier modo, aplaudo tu manera de ver las cosas. Ese optimismo intrí­nseco que llevan tus comentarios me gusta 😉

  3. Punto 1: No me gusta la navidad, y por una razón de bastante peso: Hace mucho frí­o. Sí­, de pequeño estaba bien por los reyes magos y eso, pero en el momento que Tíš tienes que gastar dinero en regalos, ya pierde su gracia.

    Punto 2: La loterí­a! estúpida loterí­a, porque como bien dices, tienes que comprar en el bar al que vas por la mañana, en el bar al que vas por la tarde, al que vas por la noche… Porque existe una frase ineludible de todo aquel que vende loterí­a: “Anda que como toque y no lleves…”. Maldita sea, es verdad, y si toca y no llevas… y ale, 20 eurazos, y a rezar a las pedreas. Es más, yo debido a mi exilio lo mas normal serí­a no haber comprado loterí­a. Pues no, llevo 2 decimos (de los bares más frecuentes), y eso sin estar allí­.

    Punto 3. íšltimo punto (creo que tres puntos es el número exacto para todo). Felicitar a los vecinos… Bueno, tampoco es una cosa tan mala. Yo lo veo como tratar de ser educado. Es igual que decir “Buenos dí­as”, aunque prefieras que los tenga malos. Estupidez? Sí­, al igual que ciertas practicas sociales como las conversaciones de ascensor, pero me temo que son necesarias. Eso sí­, cada uno como quiera, tampoco yo soy de felicitar, si acaso el año nuevo o Hannukah jeje.

  4. RconR: Llevar loterí­a en tu caso ya es de traca, majo. Y en lo de felicitar las fiestas, en mi caso particular si que digo buenos dí­as y tal, pero poco más. Y si, soy así­ de sieso, jejeje.

  5. En Nochebuena ceno como el culo y no veo la tele. Es más, canto villancicos hasta desgañitarme (porque no me suelo quedar ronca). Nunca mando postales ni nada de eso, pero cuando me encuentro a alguien le felicito la Navidad emocionada… se me olvida que la gente me cae mal o no sé, me meten droga en los polvorones (que como en noviembre y principios de diciembre, y no en plena Navidad) pero entro en un estado de “sentimiento navideño exaltado”. Es más, hoy ya iba por la calle cantando villancicos y mi hermano rogando porque cerrara el pico.

    Va a ser lo de los polvorones.

  6. ¡Cómo!¿que los Reyes Magos no existen?
    joooooo,¡me has destruido un mito!
    Aparte de eso…a mí­ me encanta la Navidad, incluyendo el frí­o que da ganas de sentarse junto a una buena lumbre y comer un buen cocido de matanza…o esas pijadas que come la gente en Nochebuena y esos dí­as señalados en rojo en el calendario. Loterí­a??Yo sólo juego los 5e del décimo que juego con mis hermanas…igual este año si compro uno con mi novio serán 15, pero ya está…además, si el dí­a 22 es cuando menos toca…eso sí­, veo el sorteo mientras coloco el árbol, el Belén,y hago guerras de espumillón 🙂
    Felicitar a todo el mundo, pues sí­, pero con meras frases hechas…las sentidas de verdad son más exclusivas, ya sea por sms, mail, correo del de toda la vida…
    y la tele…pues sí­, casi siempre está de fondo en nuestras vidas, sea Navidad o no, y muchas veces da asco…pero en Nochebuena suele ser el fondo a la partida de monopoly o party…y en Nochevieja una buena sesión de pelis 😉
    Y aún a riesgo de que alguien se lo tome a mal y sea un poco pronto…¡Feliz Navidad!
    ;P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *