Cosas que no comprendo

Hoy he recibido mi primera reprimenda desde que trabajo en la Biblioteca. De hecho, no ha sido realmente una reprimenda. Más bien lo que ha sido es una pequeña llamada de atención.

El caso es que me la he ganado por dejar el mostrador en un momento donde habí­a mucho trasiego de gente por ir a ayudar a una chica que, para que nos entendamos y no andemos con rodeos, está igual que Stephen Hawking con la única salvedad de que esta chica si que puede hablar.

Inicialmente, y como decí­a yo en Twitter, esta chica tení­a una becaria asignada. El problema es que el cometido de la muchacha era el de ayudarla “de manera administrativa”, es decir, acompañarla durante todo el turno en el que estudia la muchacha y hacer todo lo que ella no pueda, además de facilitarle el paso por determinados sitios, etc.

La problemática llega cuando esta becaria se ve obligada a acompañar a orinar a esta chica. Y digo problemática porque una sola persona no puede levantar de la silla a un peso muerto y ponerlo en la respectiva taza del váter. Además de eso (y de no estar, como es lógico, cualificada para esto) esa no es su función. Por eso, la becaria se vio en la tesitura de tener que rechazar una beca de la Universidad, con el consecuente cierre de puertas para solicitar becas de colaboración en cualquier otro ámbito.

Desde la primera semana, esta muchacha viene sola a la biblioteca (y, bueno, al Campus). Personalmente, no comprendo como los padres, tutores, familiares, etc. permiten que se de esta situación. Es una persona que, salta a la vista, no se puede valer por sí­ sola y, sin embargo, ahí­ está.

Un dí­a, comentando el tema con mi jefa me dijo que ella tuvo que acompañarla al baño un dí­a. Por lo que me contó, esta chica necesita 24 horas a alguien que esté con ella para estos menesteres.

Comprendo que esté bien de la cabeza y que quiera estudiar. Es más, me parece perfecto que así­ sea. El problema viene cuando TODO el personal se tiene que movilizar para que ella esté bien atendida en el campo extraestudiantil. No puede valerse, como digo, sola.

Y la llamada de atención ha sido por este motivo. Ella me ha pedido un libro y yo he tenido que abandonar el mostrador para ir a buscarlo si avisar a mi jefa de que se quedaba sola con toda esa multitud de gente que tení­amos y, claro, no daba a basto. Lo que me ha dejado claro es que no podemos estar a disposición de esta muchacha para todo lo que nos pida al instante. Si quiere un trato igualitario, debe esperar como el resto de usuarios y no tener un trato preferente por su situación. Además de eso, siempre que creamos que necesita algo personal no podemos ayudarla porque si, por ejemplo, se nos escurre, el lí­o que nos buscamos en ese momento no terminarí­a bien.

Soy consciente de que mi jefa tiene razón. De hecho, es una verdad impepinable la que me ha dicho. Nosotros no somos quienes tenemos que ayudarla y, además, no estamos cualificados en absoluto para esa labor.

A ver cómo acaba esto, pero yo creo que o alguien acompaña a esta muchacha o no podrá seguir en la Universidad. Eso si, muy mal por parte de la familia por no poner a alguien con su hija, porque es algo esencial.

16 pensamientos sobre “Cosas que no comprendo”

  1. Joder, desde luego es un problema complicado de narices.
    A mí­ no me importarí­a que mis impuestos se invirtieran en un profesional que le permita estudiar mientras ella demuestre interés y rinda dentro de unos lí­mites.

  2. Claro, eso serí­a lo lógico. Alguien que, aunque estuviese pagado por la Universidad, se dedicase a ayudar a esta muchacha. Un becario de movilidad o algo así­.
    Nosotros no podemos ayudarla porque si pasa algo se nos cae el pepino, ciertamente. Y con nosotros me refiero a todo el personal, tanto de biblioteca como auxiliares, etc.

  3. Comprendo a tu jefa completamente, yo con estas cosas me he vuelto así­, del todo, lo comparto, ¿es mi competencia?, no, ¿es vital?, no. Pues lo siento, pero tengo otras tareas que atender, si quieres, espera sentada (chistaco hardcore).

  4. La verdad es que también parece que con poner rampitas, barras y cosas así­, ya somos muy amables con las personas en sillas de ruedas, pero como comentas en tu post, las barreras son mayores y muchas veces no podemos salvarlas…

    A mí­ también me parece que los padres deberí­an ponerle a alguien, pero también pienso que es posible que no se lo puedan permitir (las ayudas por la dependencia llegan cuando llegan…)

  5. Hombre,también si la chica querí­a un libro podí­a habérselo pedido a cualquiera que hubiera por allí­, que digo yo que se lo habrí­an alcanzado…
    En tu universidad no sé cómo irá, pero en la mí­a hay un grupo de voluntarios precisamente para esas cosas…lo que pasa es que la gente se tiene que informar.
    Y no me parece bien que se culpe directamente a la familia, porque pagar a una persona las 24h es muy caro, de hecho, tendrí­an que contratar a 2 o incluso 3 para cubrir los turnos, y si no sabes la situación familiar…que no son 4 duros precisamente…

  6. Y lo de las barreras…la gente suele darse cuenta de los accesos (tema rampas y ascensores, bordillos y esas cosas) pero no nos paramos en otras como los cajeros automáticos, telefonillos, libros en estanterí­as, botones de ascensores, el ticket de coja su turno en la fruterí­a…que no todos los autobuses estén adaptados,que incluso tengan que salir más de una hora antes de casa de lo que deberí­an salir si no tuvieran movilidad reducida para poder llegar a tiempo a los sitios…y podrí­a seguir…

  7. mirad yo tengo un caso en la familia y no os parezca que todo es de color de rosa,no tedan dinero a raudales ni te informan de posibles subenciones o ayudas que puedas solicitar.y otra cosa,te peden alargar las ayudas hasta en 5 años.Muchas veces las personas con discapacidades fisicas o psiquicas dependen mas de las personas de la calle de lo que se piensa uno.No tanto para salvar las barreras arquitectonicas como decis,si no para la integracion a la sociedad,por que el caso que comentais,y si esa persona tendria amig@s no le exarian una mano como los nuestros?Imaginaos un dia vuestro sentado en una silla,o ciegos o sordos.etc El mundo en general necesita empatia

  8. Muxomoxo: Efectivamente, el mundo necesita empatí­a. La cuestión es que, como ya he dicho, en este caso no necesitan ayudas ni nada del estilo, pues la familia es “pudiente”. ¿Cómo lo sé? Es familiar de un pez gordo del lugar en que trabajo (la Universidad como empresa, me refiero). Por eso digo que no lo comprendo.

  9. Mucas veces las ayudas no son meramente economicas,si no morales.
    En este mundo en el que vivimos que el dinero todo lo puede,en la era de las telecomunicaciones(que tengo +500 amigos en el tykhi)pero salgo a la calle y estoy solo.No se igual estoy desvariando un poco,tal vez es que es lunes.Lo que realmente creo,es que tu gesto de querer ayudar,es un gesto bonito,y no hay que mirar mas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *