Spain is…

Manuel Fraga Iribarne (o Fragasaurus) lo dejó claro en su momento: “Spain is different”. Han pasado más de 30 años desde que aquel eslogan calase en la sociedad española y, sin embargo, nosotros seguimos estancados.

Nos preguntaba un profesor en la Universidad si nosotros, el alumnado, nos sentí­amos europeos, españoles o de nuestro pueblo. Las respuestas fueron muy diversas pero la conclusión que alcanzamos fue que todos y cada uno de nosotros éramos “españoles”. Y lo entrecomillo porque lo que él resaltó de todas las respuestas fue que, pese a ser crí­ticos con los clichés de “España, sol y toros” nosotros éramos los primeros en defender la cerveza y el pintxo, la siesta y, por supuesto, la tortilla de patatas.

Cuando quisimos extrapolar esto al “mundo de los mayores” llegamos a la picaresca clásica. El español, lo creáis o no (que lo hacéis) es pí­caro y “tramposo” por naturaleza. Lo vimos con Lázaro (de Tormes), lo hemos visto con reyes y empresarios y, recientemente, lo hemos visto con el último caso de esa picardí­a (elevada a la enésima potencia) que no es otro que el llevado a cabo por Gerardo Dí­az Ferrán quien, tras protagonizar un sonado “fraude” (que entrecomillo porque, si no recuerdo mal, está en los tribunales) sigue siendo el presidente de la CEOE (la patronal, para entendernos). Esto, amigos, sólo es posible en España. Aquí­ nos da igual todo.

Dentro del territorio patrio tenemos también millones de clichés. De los más conocidos son que los catalanes son tacaños, los castellanos son secos y los andaluces son vagos. No dejan de ser generalizaciones, desde luego, pero sólo aquí­ lo damos como verdad absoluta. Y lo digo porque, por ejemplo, si pensáis en algún amigo vuestro que sea andaluz, ¿lo clasificarí­ais como vago? Pues posiblemente no,pero claro, el resto si que lo son.Y así­ con todo. Somos los primeros que nos promovemos como “el español de antaño” cuando la realidad es bien distinta. No queremos que nos vean como “los de las sevillanas” pero no hacemos nada por cambiar eso.

En cuanto a si éramos europeos, la verdad es que las conclusiones no dejaban nada claro. Valoramos la actual situación del paí­s frente a la España de los años 70 y comprobamos que, pese a crisis económicas, ahora estamos muchí­simo mejor. Aceptamos de buen grado que este desarrollo ha sido, en parte, gracias a los aportes económicos que la Unión Europea ha destinado a España. Por contra, no queremos que paí­ses más pobres que nosotros (la España de hoy se ha crecido frente a los que están como nosotros hace15 años). No queremos tener que aportar dinero de nuestros bolsillos para que paí­ses polí­tica y económicamente inestables se suban al carro de la UE. Y no lo queremos porque el español es como es. “Lo mí­o es mí­o y lo de los demás… también” decí­a aquel.

No podemos ser europeos porque no lo sentimos ni, por supuesto, lo vemos necesario. Entiéndase, claro, que me refiero a europeo como parte de la UE, no como continente, al que defendemos a capa y espada frente al continente americano porque aquí­, señoras y señores, “vivimos mejor”. Nuestra calidad de vida es, cuanto menos, superior en tanto a que aún trabajamos para vivir y no al contrario.
Si bien es cierto, y volviendo al tema de los clichés en España, que el clásico “esto es España: uno trabajando y tres mirando” lo cumplimos a rajatabla. Y no sólo en el trabajo como tal, que también. Me refiero a que no nos quejamos. De un tiempo a esta parte sólo estamos a “verlas venir” sin protestar. ¿Que nos quieren subir los años de cotización? Nos callamos. Y este es sólo un ejemplo.


Pensadlo frí­amente
.

2 pensamientos sobre “Spain is…”

  1. Superpost el dí­a de mi cumple….lo tomaré como mi regalo,jejeje.
    Sólo dos cosas…..
    -la siesta está justificada por la Fisiologí­a,que lo sepas,que por eso se está poniendo de moda hasta en Japón.
    -en otros paí­ses de la UE tampoco se tiene el concepto de europeo (como miembro de la unión) por eso iniciativas como la Constitución europea aún no han acabado de cuajar.
    Como siempre,un beso.Ejemplar 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *