Perdiendo la paciencia

Me confieso lector empedernido de periódicos on-line. Me gusta mirar si hay actualizaciones cada media hora o así­. Puede que sea por deformación profesional o, sencillamente, porque quiero estar lo más informado posible en cada momento. Leo periódicos de aquí­ y de allende nuestras fronteras para, de este modo, intentas sacar mis propias conclusiones de lo que está pasando y no verme limitado a las fronteras que nos da el papel.

Como decí­a en el post anterior, Internet a democratizado el acceso a la prensa. Hoy hay mucha gente que nunca compra periódicos y que, sin embargo, todos los dí­as accede a estos medios para informarse y, en ocasiones, dejar su opinión personal bajo las lí­neas que algún redactor ha escrito para ese medio.

Pero claro, no todo va a ser perfecto. A priori, podrí­amos pensar que poder comentar las noticias que un medio de comunicación nos proporciona es la cima de la montaña en tanto a que los medios se someten de manera directa a lo que su audiencia decida en cuanto a contenidos y calidad. El público puede interactuar con el medio de tal modo que, si quiere, puede mostrar su disconformidad con lo redactad e incluso aportar más información en el caso de tenerla.

El problema viene cuando convertimos esos comentarios en los mensajes cortos que se enví­an a la televisión. Si, estoy de acuerdo en que no son del tipo de “toñi ers la mjor dl mndo” o “Krls t q mtx”, pero son tanto o más innecesarios que esos.

He llegado a un punto en el que me molesta mucho ver que cada vez que entro en un diario on-line con los comentarios abiertos, siempre hay alguien que se mete con los becarios diciendo que no está bien redactado o cosas del estilo. Desde aquí­ me gustarí­a decir a ese tipo de lectores que nunca cometen faltas gramaticales ni, por supuesto, han tenido nunca una errata que no siempre son becarios los que escriben esas noticias. Muchas de esas noticias que tanto enervan a esos lectores vienen con un encabezamiento donde suele poner EFE, Europa Press o similar. Esto, querido amigo o amiga, significa que ha sido enviado desde una agencia de noticias donde se trabaja a toda prisa y no se puede andar revisando según que cosas. Por otra parte, en el caso de que, efectivamente, sea un becario quien escribe, no serí­a culpa suya ya que tiene a un superior que deberí­a estar vigilando lo que hace este o esta estudiante en vez de pasar de hacer su trabajo para que lo haga alguien que, casualmente, no cobra un euro por ello.

Pero no queda ahí­ la cosa. No sé si os habréis enterado ya de que un fotógrafo español ha sido herido en Afganistan. A este chico, que no olvidemos que se juega la vida para que aquí­ lleguen las fotografí­as que ilustran las crónicas informativas, le han tenido que amputar un pie debido a las heridas.

En los comentarios del diario “20minutos” se pueden leer barbaridades como la que reproduzco a continuación:

Otro caso Couso, no por favor.
Ya tuvimos bastante.

Periodistas al paredón.
Lo peor de este mundo.

Laura

Entiendo que a Laura no le gusten los periodistas. Pero lo que no llego a comprender es que tipo de malformación cerebral puede tener alguien que entra en un periódico donde, casualidades de la vida, trabajan periodistas y suelta semejante salvajada. Claro, como es on-line no tomarán  represalias contra nadie, por lo que se puede decir todo tipo de burradas. Esto me hace plantearme si Laura serí­a tan valiente de ir a la redacción de cualquier periódico y soltar tamaña estupidez. Claramente no lo harí­a pero, en el caso de hacerlo, no creo que los periodistas que allí­ trabajasen prestasen más atención de la debida a esta señora, señorita o engendro de la naturaleza.


5 pensamientos sobre “Perdiendo la paciencia”

  1. Hoyga ustez vecario:
    “…en Afganistan. Ha este chico…”
    Ha este chico es sin ache, y yo se lo digo sin acrituz.

    Este bloc cada dí­a es mejor, enhoravuena al redator q lo escribe

    fdo. Lauro

  2. Saludos! En definitiva que bueno ver q estas escribiendo mas seguido es que lo haces muy bien. Y cuenta como te va en los estudios? Exitos como siempre.

  3. Me encanta cuando te enfadas… 😛 No, en serio, gente descerebrada las hay, desgraciadamente, en todas partes y en todos los campos de la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *