¿Qué somos?

Y mo me refiero a nosotros. Con esa pregunta introductoria hablo de España.

Acabo de leer un post de Martin Varsavsky en su blog. Para quien no sepa quien es este señor, diré que es un empresario argentino ( más información, aquí­) afincado en este paí­s. El caso es que me he quedado pensando sobre lo que dice.

Ahora si luego de estar 13 dí­as en USA tuve estos encuentros tan interesantes la pregunta es qué hago viviendo en España. Y aclaro, no es que España no tenga empresas globales, algunas tiene, pero como en España no se necesita ser un gran comunicador para tener éxito el resultado es que l elite española, gente como Cesar Alierta a quien conocí­ bien, no son personas “fascinantes” sino ejecutivos que hacen bien su trabajo innovando poco y adaptando lo que funciona en USA.

La respuesta a por qué vivo en España es que si mi vida solo fuera trabajo vivirí­a en Silicon Valley pero mi vida es mucho más que eso. En España tengo muy buenos amigos, mis hijos, mis casas de Madrid y Menorca y un estilo de vida incomparable al de este paí­s. Además no se cómo pero luego de 14 años terminé arraigado en España.

Pero debo reconocer que es una opción difí­cil realmente. Estos dias en USA para mi son droga pura. No solo porque los norteamericanos (o extranjeros que aquí­ viven que son muchos) son excitación intelectual sino porque inclusive la naturaleza, paisajes, estilo de vida de California son espectaculares. Me quedé impresionado con la casa y el estilo de vida de Wences, algo me dice que no se va más de Silicon Valley. Y con respecto a mi vida no sé que haré, ya veremos cuando mis chicos crezcan.

Fragmento del post citado.

Lleva razón Varsavsky en sus palabras. En España no hay gente con el carisma de Jobs, Gates, etc. Gente como J.M. Lara Bosch, César Alierta y compañí­a son todo menos la alegrí­a de la huerta, pero son eficaces.

¿No tenemos proyección internacional? Pues puede ser que así­ sea, no lo sé porque no tengo datos. Pero, lo que realmente me llama la atención es cuando indica lo que le ata a España. “Un estilo de vida incomparable”, amén de amigos y posesiones.

¿Es España solo eso? Quiero decir que si nuestra proyección internacional es exclusivamente la de “estilo de vida incomparable” algo estaremos haciendo mal, creo.

No soy investigador ni nada parecido, pero si que tengo la sensación de que, como indica, no tenemos empresarios como los que indica porque, sinceramente, no tenemos productos como los que tiene él indica. O si, y no los promocionamos como deberí­amos.

En España [los españoles] no podemos imaginar una empresa como Microsoft ni siquiera a pequeña escala. Y las hay, ojo. La productora de “Planet 51es española, pero claro, no la publicitamos tanto como a Dreamworks, Time Waner o Fox.

Sómos nosotros mismos los que nos autoetiquetamos como “lugar de recreo”. Proyectamos el cliché de español, vino y tortilla, paella y toros y, sinceramente, así­ nos va. Nos publicitamos como el paí­s de las sevillanas y el flamenco, que está bien porque es nuestra cultura, pero nada más. Nos quedamos ahí­.

Invertimos en construcción en vez de en I+D+I. Estamos retrasados en cuanto a idiomas (y esto es así­, que todos sabemos el nivel de inglés que tenemos en general) y, por supuesto, en informática de usuario.

Todos sabemos, por ejemplo, qué es Facebook, mandar un correo, etc, pero (y generalizo) nos la trae “al pairo” saber más cosas. No queremos explorar ni, por supuesto, lanzarnos a la aventura. Eso es lo que nos diferencia de los tiburones que Varsavsky cuenta en su entrada.

España, pese a lo que nos queiren vender, no está a la par de paí­ses como Estados Unidos porque no es posible, en parte, porque no queremos.

Y si, muchos me diréis que la crisis y tal. Antes de la crisis bien se pudo invertir en esas cosas, pero preferimos seguir dando prioridad a una burbuja que, poco después, explotarí­a en las narices de todos. Porque, y esto es un paréntesis, a la crisis mundial tenemos que sumarle el -1 en destreza a la economí­a española en tanto que, pese a haber funcionado correctamente, se sustentaba en un pilar que, desde hací­a años, no hací­a más que tambalearse.

Pese a todo, sigo pensando que somo tan competetentes como los mejores, aunque los grandes mercados nos desconozcan.

En fin, ya paro, que se me calienta la boca…

8 pensamientos sobre “¿Qué somos?”

  1. Sin lugar a duda españa es un buen sitio donde vivir, en tanto que nos acomodamos y acostumbramos. Es la tonica general, y tiene su reflejo en la empresa.

    Los mandos intermedios y jefes se acomodan y aplacan cualquier novedad o cierran el paso a cualquiera con mejores ideas.

    Que nada cambie…

  2. Coincido con Rubén, no hay personas que te animen ni siquiera a intentarlo, es más cómodo impedir que alguien quiera hacer algo, porque a ojos de un superior ya acomodado es una amenaza (no vaya a quitarle el puesto).

    Aunque también hemos de decir que nos hemos olvidado de la cultura del esfuerzo, si algo ya nos parece complicado desde un principio es fácil que ni se intente. QUiero decir, que si ya sabemos hacer algo más o menos bien y nos pagan más o menos bien (pese a que luego nos parezca una miseria comparado con loque cobran por lo mismo en otros paí­ses) no me voy a molestar en aprender algo más o intentar hacer algo diferente para cobrar más (que es lo que hacen en otros paí­ses). Lo más preocupante de esto es que el ejemplo más claro es el de profesor de universidad. Esos que forman a futuros mediocres.

  3. [Introducir comentario despreciativo no racista hacia Martí­n V.]

    Precisamente si gente que cree que tiene buenas ideas e impulso sólo lo saca a relucir cuando encuentra un ambiente adecuado, en lugar de luchar por mejorar el lugar en el que viven tan bien, lo único que se consigue es perpetuar el problema.
    Yo estoy convencido de que en España hay gente tan buena como Gates o Jobs, el problema amigos es que YA NO SOMOS UN IMPERIO y por lo tanto ya no controlamos la información ni la moda.
    ¿Nos olvidamos de Zinkia? ¿Obviamos Zara? ¿Es acaso Florentino un tontolhaba? ¿Y Botí­n?.
    Lo siento, pero lo que dice Martí­n me parece pura banalidad, las cuatro personas que menciono tienen tanto mérito (o incluso más) que los del Silicon Valley.

  4. Ponzonha: Llevas razón, tienen todo el mérito del mundo. Pero no son comunicadores. Son grandes empresarios a nivel mundial, pero cara a la galerí­a son “desconocidos”. Y aunque Vrsavsky caiga bien o mal (personalmente, creo que “se sobra” muchí­simas veces en sus comentarios) Esta vez lleva razón en ese terreno.

    Y en cuanto a lo de que haya gete tan buena como Gates y Jobs, no lo dudo. Estoy esperando con ganas, entre otros proyectos, el Geekphone. Puede ser un pelotazo “made in Spain”.

  5. A lo mejor es que el estilo es diferente, porque el otro dí­a quedé anonadado viendo cómo Florentino paseaba por el campo minado que le tendió Gabilondo con una soltura pasmosa. Es cierto que no son de dar charlas en las graduaciones, pero creo que si les pusieran un micrófono igual aprendí­amos algo (Amancio levantó su imperio desde la nada, no puede ser nada tonto).

  6. Habrí­a que ver si todos estos triunfadores españoles hubieran tenido éxito en el modelo de negocio estadounidense. Quién sabe, igual su proyección internacional hubiera sido mucho mayor o tal vez se hubieran hundido en la competencia nacional. Nunca se podrá saber, y personalmente no me puedo decantar ni por lo uno ni por lo otro.

    Aquí­ hay gente buení­sima, no me cabe duda, pero claro, todos vemos como los mejores se van de España para seguir evolucionando.

  7. Ponzonha: La verdad es que capeó el temporal como un jabato. Y seguramente si, aprenderí­amos mucho. Y en cuanto a Amancio, no debe de ser tonto, llevas razón. Sobre todo porque sólo existe una foto suya, permitda además, con lo que los únicos que le conocen son los muchimillonarios. Es decir, que puede pasear tranquilito por la calle. Y, sinceramente, es un crack por lo que ha levantado.
    Picomike: Habrí­a que verlo, es cierto. Y también llevas razón.

  8. No sé, pero se me ocurre que miramos las cosas con el rasero americano. Nos llegan más cosas de allí­, pero no entiendo que tenga que ser mejor un hombre en camiseta y vaqueros que un Emilio Botí­n (y eso que a mí­ me gusta más el de la camiseta y los baqueros). Nos fijamos en un modelo que llega a mucha gente, muchí­sima, pero hay otros modelos, que tienen otros valores y que también deberí­amos considerar.
    Quizás en España existe el acomodamiento, pero también América lo tiene de alguna forma, ya que tienen muchos presiones para que las cosas vayan en el modelo que a los lobbys que controlan la historia les conviene.
    En fin… qué a ver si nos espabilamos, pero también tenemos que valorarnos.

    besitos, chicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *