Con lo que yo he sido…

Hace años, cuandon estudiaba en la ESO, uno de mis placeres diarios era dormir en clase. Si, todos los dí­as por lo menos una hora no me la quitaba nadie. Mi compañero de mesa y yo nos turnábamos para hacer la guardia y que no nos cazasen a ninguno y, salvo contadas excepciones, jamás lo hicieron.

Sin embargo, el tiempo pasa y ya pensaba yo que dormir en clase era algo que no volverí­a a hacer cuando, de repente, me encuentro que mi clase de “Asia en la historia ontemporanea” de hoy es soporí­fera hasta decir basta. Mi organismo, que aún guarda la técnica usada antaño para tal labor, ha dado la orden y, durante unos 10 minutos, he dormido cual bebe.

Bueno, igual me paso diciendo que han sido diez minutos, ya que puede que sólo hayan sido dos, pero mi relajación ha sido equivalente a una decena de minutos. Y no me han cazado. Que nadie piense que me dedico a dormir en clase, porque ya no lo hago, pero que tire la primera piedra que no lo haya hecho alguna vez y lo haya disfrutado.

En fin, que se me ha terminado el descanso y tengo que volver a clase. Eso si, ahora más descansado.

5 pensamientos sobre “Con lo que yo he sido…”

  1. Ojalá pudiera dormir como tú, pero es que yo no puedo ni de pie, ni sentado, ni recostado ni de ninguna otra forma que no sea bien acostado y a ser posible en una cama y en un entorno tranquilo. Esa facilidad oriental de dormir en cualquier lugar es algo que envidio y me gustarí­a experimentar.

  2. Pero que joven eres… Yo no llegué a estudiar ni la eso (soy egbviana)

    En el instituto, mi profesora de latí­n me dejaba dormir durante toda la clase (angelito) y me sentaba en primera fila. Era una bendita

    besos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *