Una rápida anotación

Como no tengo Twitter ni nada similar, lo voy a decir aquí­:
Me parece vergonzoso que mientras hablen Zapatero y Rajoy en el Congreso los escaños estén llenitos de diputados y, justo cuando ellos acaban, a todos les entran ganas de mear y se marchan.
Se lo acaban de hacer a Josep Antoni Duran i Lleida, que ha tenido que retrasar su intervención casi un minuto porque el goteo de gente que salí­a del hemicí­clo era incesante.
Personalmente, no creo que todos los que se han marchado de la cámara merezcan su sueldo. Ni el sueldo,  ni el acta de diputado.
He dicho.

6 pensamientos sobre “Una rápida anotación”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *