Posiblemente…

Estaréis al tanto de los dichosos anuncios en las marquesinas de los autobuses. Si, esos de que “Dios existe” o al revés (“Posiblemente no exista“). Pues bien, me parecen la mayo gilipollez que he visto en tiempo.

Y lo digo así­ porque, en primer lugar, creo que la religión, se profese o no, es cuestión personal de cada uno y, desde luego, no me gusta caminar por la calle y que me atosiguen. Que si existe, que si posiblemente no, que me cago en tus muelas si no rezas, que me cago yo en las tuyas si te veo rezando y demás zarandajas no son sino la tí­pica competición de ver quien mea más alto o escupe más lejos.

Pero claro, eso no es todo, porque parece que en la Capital eso no ha conseguido camuflar la auténtica noticia, que no es otra que el espionaje en el “Jose” (PP para los amigos). Que si Aguirre espió a Gallardón, que si Gallardón tiene espí­as en nómina, que si Rajoy ya lo sabí­a, que si en tiempos de Fraga eso no pasaba, etc. no hace más que enturbiar la poca imagen que le quedaba al susodicho partido porque, desconozco si hay votantes del PP en este blog (que creo que si) pero, sinceramente, con estos lios de cama que se traen ultimamente, ¿aún os quedan ganas de darles vuestro voto? Y lo pregunto totalmente en serio. Un partido que no sabe lo que tiene dentro, un Mariano que, o bien es muy tonto, o bien nos ha tangado a todos y es más listo que el hambre.

En fin, que Rajoy no existe, así­ que disfruta de la vida; aunque Aguirre si exista y esté aunque no la quieras cerca

7 pensamientos sobre “Posiblemente…”

  1. A mí­ hace tiempo que la clase polí­tica en general me da vergí¼enza ajena. Estos tenemanejes y subterfugios que se traen tanto unos como otros, y que cada cierto tiempo aparecen, independientemente del partido -aunque últimamente mucho en el PP- hacen que pierda la fe en ellos. Me gusta la polí­tica, muchas veces que he disfrutado viéndola ejercer, un debate bien argumentado, hablando y escuchando, es lo mejor. Hoy dí­a no lo veo por ningún lado. Parecen más trifulcas de patio de colegio que otra cosa.

    Y que nos intenten convencer de si existe Dios o deja de existir (sobre todo así­, “porque lo digo yo”) me parece de risa.

  2. Lo mejor acaba siendo hacer como César Millán. Ignóralos y pronto pasarán a un estado de baja energí­a, alta sugestionabilidad, sumisión, etc. Lo que pasa es que se acercan las elecciones y ya sabeis lo que pasa, se les tensa el ojete pensando en que podrí­an perder el escaño.
    Por lo demás, de acuerdo con el Tabernero en que la religión deberí­a ser del ámbito privado de cada uno y nunca salir de ahí­, sobre tod con dirección a palestras públicas, que pagamos entre todos.

  3. El problema que veo a la polí­tica española en general y, por supuesto, a los dos partidos mayoritarios en particular, es que como partidos que son tienen partidarios. El peligro (plenamente aceptado y cuestionado con la boca pequeña) es que estos partidarios son como socios de un equipo de fútbol, haga lo que haga el partido seguirán a machete. Los Ultras, Boisos o Frente Atlético del hemiciclo. Puede que parezca que me voy por las ramas con respecto al post (siempre lo parece) pero no. El problema que se deriva de lo anterior es que, al contrario de un equipo que como entidad privada todo es cuestionado y mirado con lupa (como por ejemplo el reciente pire de Calderón del Real Madrid o las movidas de Laporta la temporada pasada), con la polí­tica no: se apoya al partido antes que los beneficios globales y antes incluso de la persona que esté al mando, que en muchos casos es un secundario. (Pausa) Un compañero de clase que se metió a polí­tica -por una Castilla independiente y chorradas así­- me contó una de las mayores verdades de la polí­tica nacional: En Andalucí­a pones a un chimpancé del PSOE contra un humano del PP y el del PSOE gana menos en Almerí­a, en otros sitios lo haces a la inversa y el cuento se repetirá, es así­. Y se cumple (Fin de la pausa). Esto nos pasa por no cuestionar nunca a los candidatos -se podrí­a enlazar con tu post anterior sobre ZP en TVE- ya que si te fijas, apenas se sabe nada de él, de hecho yo sé más sobre la vida, la educación, la familia, las ideas, los proyectos y hasta el coche que utilizan Obama o Sarcozy mientras que de Jose Luis y de Mariano sólo sé nombres y apellidos. Bueno, vale, uno es de por aquí­ y el otro gallego. Pero Obama es de Hawaii y Sarko es Coprí­nicpe de Andorra, asi que no cuenta como conocimiento.

    ¿Me explico?

    El magní­fico ejemplo americano, hasta de los alcaldes se sabe todo. Y cuando hay un escándalo se retiran por la puerta de atrás, hasta los presidentes, rollo Nixon con caso Watergate -triste saber que algo así­ es inviable en España, y como futuro peridosita te joderá-, aquí­ no. Aquí­ podemos tener socabones, agujeros, accidentes de aviones o derrumbamientos que la ministra de Fomento sólo pone la cara para el botox, con la mayor placidez del mundo. Si alguien dice algo se le tilda de agorero fascista. Apaga y vámonos.

    Lo de los espí­as se quedará así­, los medios de información se centraran en otra cosa más fresca y pista. Nadie será responsable. Ni Gallardones ni Esperanzas. De hecho, ya nadie sabe qué es eso del caso Gal o toda la pasta que Gonzalez se llevó. Pero con una sonrisa y dos palabras bien hiladas (escritas por un grupo de guionistas maravillosos) que se pronuncian mientras la polación mira la tele, empobrece y se cuestiona la exitencia de cualquier deida es muy fácil.

    Mamá, yo quiero ser polí­tico.

    PD: La caja de comentarios se me hace pequeña 😛

  4. Geko, eres un hombre sabio, los partidarios son lo peor de los partidos.

    Yo cuando voto, voto a las personas, he votado en distintas ocasiones y para distintas cosas, al PSOE, al PP, y hasta a IU. Lo malo es que al final las personas dan igual, se hace lo que dice el partido. Todos a una, como borregos. Y en general, los “lios de cama” me importan poco, aunque las próximas elecciones creo que mi voto se lo va a llevar ZP, pero por otras razones.

    Por cierto Geko, puedes coger tu comment y hacer un post para tu blog, sin editarlo ni nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *