Tengo una pregunta para usted…

Cien personas en un plató de televisión. Cien preguntas que realizarle al presidente del Gobierno de España. Sin embargo, de esas cien, solo cuarenta personas lograron su objetivo. Así­ resumirí­a yo el programa que Lorenzo Milá condujo anoche en TVE (24h, RNE y RTVE.es).

Si, ciertamente hubo alguna pregunta excelente, como la de Rafael Lafuente Blanco, un traductor de 29 años de Granada, que preguntó acerca de la venta de armas de España y de las ví­ctimas que estas han causado en el reciente conflicto en entre Israel y Palestina.

Se han usado para pintar en las aceras, no te jode

Como supongo que sabréis, podéis ver de nuevo el programa en RTVE, cosa que os recomiendo encarecidamente para que cada uno se forme su propia idea en la cabeza y no esté influenciado por nadie.

Pero bueno, en lí­neas generales, he de decir que el presidente se fue por las ramas, dió muchas largas y, realmente, de las cuarenta preguntas respondí­o un 50% ya que, como le dijeron un par de veces, es “un maestro del verbo” y sabe salirse por la tangente.

Pero, y esto es así­, una cosa que le honra es dar la cara (relativamente, claro) ante los ciudadanos y someterse a un endulzado tercer grado. Eso, queridos amigos, hace que se desmarque de anteriores etapas de la polí­tica española (sea del color que sea la etapa).

Vaya, que a mí­ me gustó.

7 pensamientos sobre “Tengo una pregunta para usted…”

  1. A mí­ también me gustó. Siempre es interesante ver a los polí­ticos en situaciones como esta.

    Sólo apuntar una cosa. También me fijé en que aquí­ le han vuelto a decir aquello de “maestro del verbo”, “espadachí­n (xD) del verbo” o similares. A mí­ no me parece que lo sea. Lo serí­a si con su respuesta, aún saliéndose por la tangente, te dejara convencido de que has obtenido la respuesta que esperabas y por lo tanto satisfecho. En las preguntas de lucimiento salí­a sobrado y con nota, pero en las comprometidas era más bien como un escapista al que, en mitad del show, se le ven todos los trucos, trampillas secretas y demás. Que cantaba más que la Caballé. Le reconozco cierta habilidad dialéctica, pero de ahí­ a la maestrí­a aún le veo camino por recorrer.

    Por lo demás, de acuerdo contigo.

  2. A mi también me gustó, el tí­o logró salirse con la suya, fue al programa, y logró decir lo que iba a decir, que si confianza, etc. Y las preguntas que no contestó, fue para no mojarse (porque no puede), como la del aborto, o porque eran preguntas muy metafí­sicas (yo no tengo una pregunta, tiene usted una respuesta para mí­?). Me gustó que pudiera explicar ciertas cosas que la gente no ha entendido, como lo de dar dinero a los bancos, o por qué no se dijo hace un año que no habí­a crisis.

    En resumen, que me pareció que el presi estuvo bastante bien (mucho mejor que la otra vez, al menos).

  3. Jefe, estoy de examenes y no lo vi. ¿Qué te parece lo de la Comunidad de Madrid y los servicios parapoliciales? Eso si que es divertido.

    Fí­jate, que por una vez, no me gusta nada de nada la mierda que se están tirando. Me da mucho miedo que volvamos al tráfico de dossiers y que la polí­tica este condicionada por los dossiers más que por lo que haga la gente. Siempre se ha dicho que ha habido dossiers, pero esto de que salgan a borbotones me da caguenlo, porque no se sabe como se puede acabar. En fin. Ya me contarás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *