A pique el portaviones

Leo con tristeza que los directivos de Mediapubli, empresa que edita Público, ha decidido prescindir de Ignacio Escolar como director del periódico, pasando a escribir para el mismo desde fuera de la redacción. Su sustituo será Félix Monteira, anterior responsable de, entre otras, la edición gallega de El Paí­s.

Me parece, a priori, una mala decisión. Digo a priori porque, como comprenderéis, habrá que darle un poco de cuartelillo al “nuevo”, no vaya a ser que luego nos arrepintamos de nuestras palabras.

Mala decisión porque lo que impulsó realmente a Público fue, entre otras cosas, el carisma del propio Escolar y la cantidad de gente que ya le seguí­a gracias a su blog (sin desdeñar, claro, al equipo del que se rodeó, entre los cuales estaba Juan Pedro Valentí­n, hoy director del canal 24h de TVE).

Público fue una apuesta por la innovación, por la juventud y, sinceramente, por el periodismo. Y digo esto de “por el periodismo” porque, pese a que algunas de sus portadas no fuesen de mi agrado, su contenido siempre me pareció más que correcto. Si, claro que tiene erratas, pero El Paí­s o El Mundo también las tienen y nadie critica eso. Mientras otros buscaban la exclusividad, en Público se buscaba la calidad y la elaboración en su contenido.

Apostó por un periódico que atrajese a los jovenes a comprar “prensa seria” y a diario, cosa que, hasta ese momento, nadie habí­a hecho. Y desde el minuto uno, y eso es importante, se hizo unhueco en los quioscos junto a los “grandes” del sector.

Creo que Roures y compañí­a no han debido hacer esto porque la nueva dirección, tal vez de forma involuntaria, nos va a presentar una revisión actualizada de lo que encontramos en El Paí­s. Tal vez me equivoque, pero después de trabajar mucho tiempo dirigiendo la edición antes nombrada  y siendo, como fué, sub-director del periódico a nivel nacional y habiendo fundado dicho periódico  ya son muchos los vicios que tendrá Monteira como para adaptarse facilmente al ritmo de trabajo y estilo del periódico de Mediapubli.

Pero bueno, todo se andará. Desde aquí­,y aunque cabe la posibilidad (o seguridad) de que Nacho no lea esto, quiero felicitarle porque con 33 años ha llegado bastante lejos en el periodismo. Quiero felicitarle porque apostó por un medio al que consideran muerto (cosa que yo no creo en absoluto). Felicitarle por su intervención en RNE hace unos dí­as y decirle, aprovechando esta oportunidad que me brindan, que su trabajo en Público ha sido, en opinión de un lector, realmente buena.

5 pensamientos sobre “A pique el portaviones”

  1. Pues a ver qué pasa, porque hasta ahora el Público me parecí­a uno de los diarios más digeribles… creo que Escolar cogí­a la frescura del diario de su padre, el 20minutos, pero le daba más seriedad (porque a los becarios del 20 a veces se les va la olla cosa fina 😛 )
    Y las promociones que hacen de pelí­culas y libros son geniales.

  2. ¿La intervención en RNE por la mañana con el portavoz del ejército? Sublime.
    Si me permites la opinión, lo han echado porque la prensa escrita está más muerta que tutankamon. Se buscó enemigos poderosos (SGAE y ahora Israel) y a tomar por culo. Me duele porque yo era un ávido lector de periódicos (en mi casa entraban dos o tres al dí­a) y Público tiene el honor de ser el único que he comprado desde que vivo solo. Pero desde que tengo Internet lo tengo claro. A Nacho lo seguiremos teniendo en el blog, que es lo que me importa.

    Consejo: pilla el plugin para que podamos suscribirnos a los comentarios por mail, que quiero leer tu respuesta.

  3. ¿Cómo decir esto sin parecer repelente? Es que no quiero parecer repelente… El “vaya” del segundo párrafo va con “y” :$ Perdón :$

  4. Me temo que como hacen exactamente los demas medios tratan a los periodiscos como plataformas para servir la informacion que les conviene. Y para eso tienes que tenera gente de confianza en la direccion.

  5. Ponzonha: Creo que ya está hecho.
    Mario: No, hombre. Por favor, siempre que veas una falta de ortografí­a (y más si es tan salvaje como esa), avisa.
    Rubén: Más que .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *