Vuelta “al cole”

Hoy ha sido el dí­a. El dí­a en que uno redescubre que las cinco y media de la mañana no es sólo la hora de cambiar de bar, de volver a casa o, si te descuidas, de acostarte. Hoy es el dí­a en el que el frio era más gélido que otros dí­as y no por la ola de frí­o que nos ataca. Hoy es el dí­a en que la gente vuelve a la rutina. Hoy… ¡He vuelto al trabajo!

Sé que vosotros (la mayorí­a) también ha vuelto hoy pero, aunque sueno un poco descortés (e incluso de cabrón) me da igual. Yo he vuelto y es lo que me jode. No que todo el mundo haya vuelto a la rutina, no. Me jode haber vuelto yo.

Si. Acabo de volver al “tajo”. ¿Pasa algo?

Y lo peor no es eso. Lo peor es que mañana me toque volver a clase, es decir, otro retorno post-vacacional donde se repetirán las mismas conversaciones ñoñas que he tenido hoy en el trabajo y, sin lugar a dudas, donde gente con la que no hablas a lo largo del curso, bien sea porque no los conoces o porque son mas tontos que un capazo (que hay de todo), se acercan a desearte todo lo mejor para este año que acaba de empezar.

Porque, no nos engañemos, somo así­. Somos una sucia panda de hipócritas que deseamos lo mejor a la cara y luego, por la espalda, deseamos que Martinez se tropiece y caiga de morros en el frí­o suelo o que aquella chica del fondo lo deje con su novio y nos busque para consolarse de aquella manera. No es que eso sea malo, que no lo es, pero si que dice mucho de nosotros. Y no digáis que no es así­ porque, en lo más profundo de vosotros, sabéis que tengo, por lo menos, un poco de razón.

Y si, la vuelta al cole saca lo peor de mí­. Bien sea por la presión de entregar trabajos o porque los exámenes están muy cerca. Tal vez porque mis apuntes parezcan tomados por un mono manco o vaya usted a saber porqué, pero es lo que hay.

En fin, parroquianos de mis entretelas, me voy a por una cervecita, a cenar y, desde luego, a dormir, que las cinco y media de la mañan llegan muy pronto.

7 pensamientos sobre “Vuelta “al cole””

  1. Me levanto yo a las ocho y me cuesta horrores…

    Con respecto a la hipocresí­a, por supuesto que tienes razón. Ahora, eso sí­, a mí­ se me nota a leguas cuando felicito por obligación. Sueno falso, falso, falsí­simo. Por suerte no lo he de hacer mucho.

    ínimo, Tabernero!

  2. Lucí­a: Yo tampoco.
    Geko: ¡Ese es el espí­ritu!
    Jordicine: En cuanto a la temperatura coincidimos. Lo de la hora… siempre hay gente que está peor y esa es la prueba 😉 . Un abrazo, majo.
    Ponzonha: No, si yo vivo cerca. Andando son 15 minutos también. Pero la cosa está ahí­: andando y a -4Cº . Hoy ha sido un dí­a duro.
    Picomike: A mi también. Sobre todo por el tonillo que pongo…

  3. ¿Un poco de razon?… mas razon que un santo diria yo, a esas horas, con esas temperaturas y en esos estados, solo somos capaces de encontrar felicidad en la desgracia ajena…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *