20 pensamientos sobre “Pregunta del dí­a”

  1. Al leer los comentarios me he quedado tranquilo, porque va ser que a mi tampoco me pasa eso. Lo siento 😉

    Y opino como Ponzonha, no en lo del cortocircuito, sino en lo de que te meas en los pies 😀

  2. A mi no me pasa, pero al conejo de mi vecino le pasa con las orejas. Después de mear las tiene más irrigadas y calentitas. ¿Te sirve de algo el dato?

    De todas formas, si que podrí­a ser que llegará más sangre a los pies y por eso te dé esa sensación. Dejas de necesitar esa sangre en la zona de la ingle, supongo, pero no deberí­a ser tanta cantidad como para que notes mucha diferencia. Aunque supongo que si normalmente tienes los pies muy frí­os notarás más fácilmente el cambio. Pero vamos, que es suponer por suponer y por no llamarte conejo.

  3. ¡Gracias por la explicación, Bea! ¡Y gracias por no llamarme conejo!

    Y al resto, quiero aclararos una cosa:
    No es que después de mear me ardan los pies. Solo digo que noto un calorcejo en los pies despues de practicar el acto de la mingitación.

    He dicho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *