¡Era por esto!

Siempre me he preguntado porqué esturnudaba cuando habí­a mucha luz solar dandome directamente. Y gracias a Microsiervos y “al listo que todo lo sabe” me enterado que es por lo siguiente (copia del blog del listo):

Se llama estornudo fótico, y le pasa a entre el 15 y el 25% de las personas. Puede deberse a una disfunción congénita en el enví­o de señales desde las terminaciones nerviosas del trigémino al cerebro. La hipótesis es que la sobreestimulación luminosa de las zonas oculares conjuntiva y córnea estimula a su vez la zona del nervio trigémino (encargado de la sensibilidad de la región), lo que provoca el reflejo de estornudo.

Y me decí­an que era una tonterí­a cuando decí­a que era por el sol. ¡Es cierto, tarugos incrédulos!. Como decí­a Sócrates, “almacenamos todo el conocimiento del universo dentro de nosotros, pero no lo recordamos“. Y algunas veces decimos cosas que parecen estupideces pero que, como se puede comprobar en este caso, son ciertas.

Ahí­ queda eso.

7 pensamientos sobre “¡Era por esto!”

  1. Interesante, sí­ señor. Lo que no pillo es que si lo tiene entre la sexta y la cuarta parte de todo el mundo… ¿Cómo es que la playa no es un hervidero de estornudos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *