Terror invernal

Alrededor de 5 millones de años de evolución del ser humano y aún la mayorí­a de estos sigue sufriendo el mismo terror un invierno tras otro:

Sentarse en el váter.

Desde hace unas generaciones, el ser humano ha tenido que escoger si hacer sus necesidades en el campo o sentarse sobre esta máquina infernal que consigue que uno de los placeres que nos brinda la naturaleza se convierta en un suplicio durante sus primeros nanosegundos. Porque, reconozcámoslo de una vez, todo el mundo odia que sus delicadas (o no) posaderas se queden frí­as cual polo de hielo mientras “saca la leña al patio” o, sencillamente, lleva a cabo el placer de la micción.

Cuando los libros de historia nos muestran que Europa ha avanzado económica y cientí­ficamente desde principios del S.XX no dejo de pensar que hay paí­ses que han llegado a la fabricación del que sea, posiblemente, uno de los artilugios que más necesitaba el Homo Sapinens de a pié:

¡El calentador de Váter!

Japón si que se ha desarrollado a velocidad de vértigo. Según lo veo yo, no seremos una auténtica sociedad del siglo XXI hasta que tengamos instalado uno de estos aparatos en nuestras maravillosas tazas de loza. Será entonces cuando podamos ir con la cabeza bien alta al váter, mirar cara a cara al Sr. Roca y decirle: ¡No te tengo miedo!.

En fin, el futuro está tan cerca…

8 pensamientos sobre “Terror invernal”

  1. Ai, que me he emocionado XDD Oiga que yo venia a pedirle un favorcillo, ¿me podrí­a usted explicar como hace para subir los archivos de audio al internete y colgarlos en en blog? Plizzzzz

  2. Gran verdad, sobre todo en el de mi casa que está al lado de una ventana. Afortunadamente amigo Tabernero Leroy Merlin tiene unas tapas de un plástico muy agradable que tiene un tacto muy cálido (no es coña). Te recomiendo un cambio, merece la pena…

  3. Jajajajajjajajajajajajajaja… a mí­ no me suele dar frí­o el váter!!!! Jajajajajajaj… Pero tengo la maní­a de nunca dormir bajo de las sábanas… eso sí­ me da frí­o… duermo entre manta y manta, jijijiji… 😛

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *