La ceremonia del vino

Acabo de leer en el Blog de Javier Capitán (que me parece un gran comunicador, por cierto) que el beber vino ya no es lo que era, y le doy la razón. Pero yo quiero ir un paso más allá y reivindicar el uso del porrón y la bota.

Extraí­da de http://kilikis.blogsome.com

Un servidor es consumidor de este magní­fico producto y no deja de repatearme el que me digan “pues un vino de uva Merlot es mejor que uno de uva Graciano (son tipos de uva tintas) “, porque a mí­, lo que realmente me importa es el sabor del vino, y no hace falta que el listo de turno me llame la atención sobre ese vino. La realidad es que un vino es bueno para quien lo bebe por que le gusta ese vino, ya sea Rioja, Ribera del Duero, D.O. Catalunya, etc. Y, desde luego, eso de servirlo en copas gigantes para aparentar…

Imagen de Alberto Heras

Un vaso es un buen recipiente para el vino, es más, siempre se han servido los chatos de vino en vaso y nadie se ha quejado nunca. ¿Por qué? Porque les gusta el vino. Es cierto que el vino en copa tiene otro toque, pero no nos engañemos, un vino avinagrado estará malo en vaso y en copa de 3/4 de litro.

En fin, para no aburriros, concluyo diciendo lo siguiente:

– No por hacer a pantomima se sabe más de vino que alguien que baja al bar e invita a las amistades a unos tintos.

– Si un vino es bueno, estará rico en copa, vaso, porrón, bota, etc.

Pd: Con esto no quiero decir que el trabajo de los catadores sea absurdo, nada más lejos. Me refiero a esa gente que se creen entendidos, hacen la pantomima y no se dan cuenta de cuando beben Don Simón y cuando beben un Vega Sicilia. Eso si, siempre mu señoritos/as.

9 pensamientos sobre “La ceremonia del vino”

  1. Pues esta vez no estoy de acuerdo contigo, Tabernero. Sorry. El vino no sabe igual en cualquier recipiente. Es mi opinión, está claro. En Copa sabe mucho mejor. Y en porrón, personalmente, yo no sé beber… me mancho todo. Un saludo.

  2. Lo de que el vino sabe mejor en copa no te lo discuto, ya que comento que tiene un toque diferente. Es seguro que en cualquier recipiente no sabe igual, pero a lo que yo me refiero es que no hay que tratar al baso, al porrón y a la bota como recipientes de segunda, ya que hacen muy bien su labor.
    Y lo del porrón…. chico, yo es que lo llevo en la sangre 😉

  3. Buenas tabernero,

    Yo también discrepo de tí­, como de Javier Capitán. Sí­ que importa… el catar un vino. Gracias a eso, entre otros cosas, llegan a nuestras manos alguno de los mejores vinos del mundo… si los enólogos no los fueran catando.. LO QUE SALDRíA¡¡¡

    En lo del porrón y la bota estoy totalmente deacuerdo contigo… pero, para vinos jóvenes o con gaseosa.

    También me gustarí­a invitarte a que echaras una ojeada a mi blog para añadirlo (y añadirme el tuyo) al blogroll.

    Salu2 y buen vino

  4. Hola JaviOlimpo: Repito que comprendo la labor del enólogo y catador, ya que ellos valoran realmente los matices del vino, ahora bien, yo me refiero a que no comprendo esa necesidad de hacer creer que se sabe cuando no se sabe que hace mucha gente en bares y restaurantes (gente que no son, ni de lejos, catadores especializados). Hay un alto porcentaje de gente que solo lo hace “para molar” ya que de lo que dice la mayorí­a de las cosas son tonterias y solo es apariencia.
    Pero repito: Valoro, y mucho, la labor de los enólogos y de los catadores, ya que gracias a vosotros nos libramos de muchos subproductos mutantes 😉 .

  5. La verdad es que me confieso disfrutador del vino, suelo hacer la pantomima, (lo menos en publico posible) pero por una razon, y es que si los catadores usan las copas huelen de aquella forma y sorben una vez que tienen el vino en la boca por algo será, ese algo es lo que intento descubrir, pero qu quede claro, la bota es mi accesorio favorito en cuanto a moda noctura se trate, la he usado mas de una noche/dia, y pienso seguir haciendolo.

  6. Bravo!
    Aprovecho para disculparme por no haber entrado últimamente. Por alguna razón extraña tu nueva feed no se llevaba bien con mi lector. Afortuandamente no hay mal que cien años dure…

  7. Sin duda el vino impresiona en las “buenas” mesas, sin embargo, estoy de acuerdo en que un vino siempre será bienvenido a nuestro paladar desde la vasija que sea. Finalmente el gusto y la razón de beberlo es de cada quien un momento diferente. Bien acompañado y por muy sencillos que sean los manjares un Merlot es el toque sin importar marcas y cosechas….. SALUD!!!!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *