La mala educación

Pues no, no voy a hablar de la pelí­cula de Almodovar. El caso es que, como ya sabéis, estoy con muletas por culpa de mi rodilla. Pues bien, me he dado cuenta que la gente es muy maleducada. No lo digo porque este resentido, que en parte puede ser, lo digo porque la gente llega a dar asco.

Ejemplo nº1: Grupito de sexagenarias en la rampa de un bordillo. Pues dí­ que voy yo, tan tranquilo con mis muletas, llego a la rampita y me encuentro bloqueado por 5 señoras hablando de que no han ido a la “pelu” y no se que flautas más. Una de ellas me mira con cara de “yo no me quito, así­ que tu mismo”. Me miran otras dos en mi cercaní­a a la rampa…. total, que llego a la rampa y, como las doñas no se quí­tan me toca bajar un bordillo (que es una aventura cuando no puedes flexxioar una rodilla) y cruzar por donde no hay un paso de cebra (eso es casi una sentencia de muerte 😉 )

Ejemplo nº2 : Voy en el MetroSur a la Escuela de Idiomas. Me pongo en la puerta para poder entrar. El vagón está semivací­a y sobran sitios a punta de pala. Yo, por desgracia no me puedo sentar debido a la escayola. Puesbien, es abrir la puerta y empezar a entrar en el vagón no hacer más que recibir empujones (y algún mal gesto) por parte de los pasajeros que, raudos y veloces, aposentan su pandero en los asientos.

Ejemplo nº 3: Los vecinos. Di que en frente de mi casa hay dos buzones donde se ponen a hablar mis vecionos. Lo hacen todos los dí­as y lo harán por los siglos de los siglos. Pues todos los dí­as bajo a comprar el pan y, llevar el pan con las muletas puede llegar a ser incluso cómico. Total, que llego al portal y mis vecinos me miran, observan como intento abrir la puerta del portal sin mucho éxito, pero ellos ni se mueven. Solución: Abrir la puerta dando saltitos con la pierna bueno y las muletas apolladas en la pared.

No se si esque estoy quisquilloso (que puede ser, no digo que no) pero me da la impresión de que la gente no es tan cí­vica como quiere hacernos ver….

4 pensamientos sobre “La mala educación”

  1. La gente es tela de cabrona. Y lo peor de todo son las viejas, pero para esto y para todo, que se creen que por ser viejas tienen todos los derechos del mundo.

  2. En el ejemplo 1 veo la solución bien clara, yo les hubiera dicho con un toque irónico (la ironí­a es mi punto fuerte): “Me hacen el favor de echarse a un ladillo, que lo que tengo en la pierna no lo llevo por capricho”, y me quedo tan pancho. En el caso de que hiciesen caso omiso, usarí­a las muletas para otra finalidad.
    Mi opinión, que la gente es hija puta, yo puedo serlo mas que a hijo puta no me gana nadie.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *