Los cacahuetes

Si, ese maravilloso fruto seco.

El caso es que hoy, a lo tonto y a lo bobo, me he calzado entre pecho y espalda alrededor de cuarto de kilo de Cacahuetes. Para mí­ le dan cien mil patadas a las pipas (¡vamos, donde van a parar!). Les he probado con sal, sin sal, con miel, si cáscara (esos son los Panchitos) y, excepto los de miel, me gusta en todas sus variantes. He de decir que en ésta Taberna  se servirá “poco pan y pésimo vino” como dice el amigo Ponzonha en su blogroll (lo del pan pase, pero el vino es bueno, doy fé 😉 ) ahora bien, los “cacagí¼eses” son de primerí­sima calidad.

3 pensamientos sobre “Los cacahuetes”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *